Oxfam International Blogs - Inequality and essential services http://l.blogs.oxfam/es/blog-channel/health-and-education-all The widening gap between the richest and poorest is damaging economies and pushing more people into poverty. There are practical ways to close the gap. es El reto de la paz completa en Colombia http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-08-22-el-reto-de-la-paz-completa-en-colombia <div class="field field-name-body"><p><strong>Decenas de libros se han escrito sobre cómo lograr la paz en Colombia, pero generaciones enteras de colombianos aún no la conocen</strong>. Hoy, después de más de 50 años de conflicto armado prolongado, incalculables perdidas económicas, cerca de ocho millones de víctimas, e igual número de vidas trastocadas, las y los colombianos se atreven a preguntar ¿cómo será la paz?</p> <p>Tras varios intentos frustrados de alcanzar una resolución negociada entre algunos de los protagonistas de la guerra, <strong>esta vez sí hay una posibilidad real de celebrar acuerdos finales entre la principal fuerza guerrillera -las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)</strong>- y el gobierno colombiano. Serán firmados en La Habana, muy probablemente antes de octubre de este año. Hechos como el cese al fuego firmado en junio de este año, los acuerdos sobre temas intratables hasta recientemente, como el desarrollo rural en los territorios en conflicto, apuntan a que esta vez sí habrá fin al conflicto armado.</p> <h3>Primero, los colombianos deben decidir</h3> <p>¿Será eso la paz? Primero, los ciudadanos tendrán que contestar si quieren la paz negociada en La Habana. Literalmente. La Corte Constitucional de Colombia avaló <strong>un plebiscito para refrendar los acuerdos de paz, una vez firmados</strong>. Parece extraño someter la paz a votación popular, pero hay intereses económicos fuertes, de elites, de armas, de drogas, que se oponen, así como intereses políticos opuestos o visiones contrarias ante una porción de los acuerdos, como la no judicialización de exguerrilleros. Ante el anuncio del plebiscito, el ex presidente y actual senador, Álvaro Uribe, quien tiene 4.4 millones de seguidores en Twitter, reaccionó publicando “solamente nos queda la opción de decir sí a la paz votando no al plebiscito."</p> <p>Más allá de la oposición frontal, el optimismo que genera entre los colombianos la idea del fin del conflicto armado es cauteloso y guardado. En julio visité Colombia y dialogué con mujeres víctimas, organizaciones sociales, ONGs, congresistas, abogados, defensores de derechos humanos, representantes del gobierno. Todos los grupos advirtieron sobre los peligros de una paz incompleta.</p> <p>Una paz completa tendría que garantizar la vida y el Estado tendría que recuperar el monopolio sobre el uso de las armas. Es un desafío que provoca insomnio no solo en el Ministerio del Interior, sino en comunidades donde aún operan actores armados distintos a las FARC, como el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), paramilitares y bandas criminales que se disputan las rutas del narcotráfico, el acceso a la tierra y los recursos naturales en territorios donde la paz tendría que ser construida antes de ser vivida.</p> <h3>Chocó: años esperando a la paz y al Estado</h3> <p>Uno de los mejores ejemplos de este desafío está en el Chocó, en la costa pacífica colombiana. La riqueza mineral (en el 2015 el Chocó aportó el 25% de la producción nacional de oro) y de biodiversidad (la segunda reserva natural biológica más grande, después de la amazonia) contrasta con los niveles de pobreza, de los más altos del país. El 76% de la población son personas negras afrocolombianas. Frontera con Panamá, a solo una hora en avión de Bogotá, la región no podría ser más distante o diferente de la capital.</p> <p>Después de llegar a Quibdó, la ciudad principal, navegamos durante dos horas en una lancha por el Río Atrato, cruzando la selva tropical para llegar a la comunidad de Medio Atrato. En el trayecto pudimos observar las huellas devastadoras de la minería ilegal en la ribera, los socavones en la tierra para extraer oro. Eramos quince personas en aquella embarcación, entre representantes políticos locales y de otras organizaciones de la sociedad civil y el director de Oxfam Intermón José María Vera.</p> <p><strong>En Medio Atrato el 90% de la población es víctima del conflicto</strong>. Nos reunimos con líderes afro e indígenas quienes nos relatan cómo sufren la impunidad de las FARC, el ELN, los paramilitares, los sicarios, el ejército. Estos grupos, argumentan las comunidades, son su principal amenaza y buscan controlar el corredor hacia Panamá para el tráfico de drogas, armas y personas. Los jóvenes son reclutados en un bando u otro. Las mujeres y sus cuerpos son botín de la guerra.</p> <h3>No habrá paz si persiste la violencia contra las mujeres</h3> <p>Una paz completa debe pasar por el fin de la violencia contra las mujeres. Las cifras de la violencia que afecta al 51% de la población son alarmantes, los testimonios desgarran, provocan rabia e indignación. Estevana nos cuenta que fue violada por 4 paramilitares y sus dos hijos pequeños fueron asesinados delante de ella. Tardó 20 años para enfrentarlo por el miedo y la vergüenza, hasta que se dio cuenta que cosas peores habían pasado a otras mujeres. <strong>La violencia sexual ha sido un arma de guerra, y la impunidad en casos de violencia sexual alcanza el 95%</strong>. Las mujeres víctimas han logrado colocar el tema en las negociaciones de La Habana, pero nos cuentan que viene de mucho atrás y la guerra ha exacerbado un fenómeno estructural.</p> <p><strong>La extrema desigualdad también golpea en esta región del Atrato, hay agua por todas partes, pero no para beber </strong>(el río está cada vez más contaminado por el mercurio de la minería ilegal). Fidel, líder indígena del pueblo Embera, me cuenta que son 8 horas en canoa motorizada para llegar al puesto de salud. “Un pueblo con tantas necesidades no puede estar en paz,” me dice. Según ACNUR el 61% de la población en el Chocó tiene necesidades de apoyo humanitario. El 20 de julio, día de la independencia de Colombia, una multitudinaria marcha cívica proclamó cambiar el Grito de Independencia por un grito de protesta ante el abandono estatal.</p> <p>Sin duda, la paz tendría que ser construida en estos territorios, y el porvenir no va a ser fácil, pero los acuerdos de paz generan optimismo en una región que nunca ha tenido porque ser optimista. Es una semilla. El rol del Estado en este proceso de paz va a ser central. En primer lugar porque comparte una responsabilidad directa en crímenes durante el conflicto. Uno de los casos más perversos es el de los “falsos positivos”: personas inocentes, secuestradas muchas veces por policías o paramilitares y luego asesinadas y lanzadas a fosas comunes vestidas de guerrilleros para que el ejército pudiera cumplir sus cuotas de bajas en la guerra y recibir bonos y vacaciones adicionales.</p> <h3>Reconocimiento y justicia para las víctimas</h3> <p>En una reunión con el Movimiento de Victimas de Crimen de Estado MOVICE, de nuevo recibimos los testimonios de quienes continúan siendo intimidados y perseguidos para mantener el silencio sobre lo que han sido crímenes de Estado. <strong>Describen la odisea de la justicia cuando el problema es originado por una política de Estado</strong>. No se cansan, ni piden reparación económica, piden justicia para todos, y sobre todo para las víctimas.</p> <p>Pero también el Estado tiene una obligación por la omisión, el abandono y la negligencia. Los orígenes del conflicto residen en la problemática de la desigualdad y pobreza y la falta de mecanismos democráticos para abordarla. El problema de acceso a tierras para la población rural; el despojo y desalojo de comunidades para extraer recursos naturales de lo que Fidel, del pueblo Embera, llama “la tierra de nuestros ancestros”; la falta de provisión de servicios públicos, de salud y educación, agua potable; la carencia de un sistema de protección social; y por otro lado, la gran concentración del poder económico y político que obstinadamente rechaza reformas sociales muy tímidas con tal de conservar sus privilegios.</p> <p>¿Será que esta paz podrá abordar las causas estructurales que dieron origen a la guerra y que siguen siendo las causas de los conflictos hoy en día? Sin un papel central del Estado durante un largo tiempo, será imposible. Se va a necesitar una reforma fiscal para financiar la paz y atacar la desigualdad. La Paz se construye, pero hay que invertir en ella.</p></div><div class="field field-name-title"><h2>El reto de la paz completa en Colombia</h2></div> Mon, 22 Aug 2016 18:15:48 +0000 Simon Ticehurst 58877 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-08-22-el-reto-de-la-paz-completa-en-colombia#comments América Latina ante la encrucijada de la desaceleración http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-06-10-am%C3%A9rica-latina-ante-la-encrucijada-de-la-desaceleraci%C3%B3n <div class="field field-name-body"><p>América Latina se encuentra ante la encrucijada de un cambio de época. Hemos visto más de una década de relativa bonanza con crecimiento económico y de un período de reducción de la pobreza y desigualdad sin precedentes para la región que -aún con estos avances-, sigue siendo la más desigual del mundo. Hoy la sostenibilidad de estos logros está en cuestión, el superciclo de los altos precios de materias primas se acabó, y desde 2012 va menguando la reducción de la pobreza y la desigualdad, e incluso en varios países estos indicadores empeoran.</p> <p>Del 23 al 27 de mayo pasado estuve participando en el 36° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en México, en el que se analizó la desaceleración económica y el estancamiento en la reducción de la pobreza en la región y se planteó una visión para enfrentarla, llamada <strong><a href="http://periododesesiones.cepal.org/36/es/documentos/horizontes-2030-la-igualdad-centro-desarrollo-sostenible-sintesis" rel="nofollow">Horizontes 2030</a></strong>. Se realizó un seminario de alto nivel: La igualdad en el centro del desarrollo sostenible, en el que Alicia Bárcena explicó por qué el padrón actual de desarrollo dominante es insostenible, entre otras cosas, por el sesgo de decrecimiento y la persistencia de la desigualdad.</p> <p>Resumiendo, la región está rezagada. El crecimiento económico promedio de la región no supera el 3% y el ciclo de inversión pública y privada que fue positivo entre 2003-2008 declina a partir de esa fecha. Brasil, que ha sido un motor para la región, ha entrado en recesión. También persisten los desequilibrios estructurales, y la reducción de la pobreza se estancó a partir del 2012 y no ha vuelto a repuntar y después de lograr por primera vez reducir la desigualdad, esta ha llegado a una meseta; a pesar de avances en el reconocimiento de los derechos de las mujeres hay grandes brechas en el mercado laboral. Las mujeres no tienen suficientes oportunidades de trabajo, les pagan menos, o no son pagadas por su trabajo, lo cual exacerba las desigualdades entre hombres y mujeres. Todo esto se complica por el cambio climático en una región que poco contribuye al problema, pero que se resiente al máximo por la extrema vulnerabilidad de sus ecosistemas.</p> <p>Es ante este contexto que la visión de la CEPAL resulta tan importante. La agenda no es radical sino de sentido común. Parte de la centralidad del Estado en promover políticas de igualdad, la gobernanza de los recursos naturales, la transformación de los sistemas fiscales regresivos, y políticas públicas de largo aliento para el desarrollo económico, social y ambiental.Sin embargo hay grandes desafíos en la implementación. Ante la encrucijada de un nuevo ciclo de pobre crecimiento, en vez de seguir esta visión, parece que atestiguamos una tendencia contraria. De nuevo se escuchan las alertas neoliberales de la disciplina macroeconómica, del déficit fiscal, y de las políticas de austeridad. No hay recursos para esta agenda se dice. La memoria a mi edad a veces me falla, pero se me hace que esto lo he escuchado antes.</p> <p>La semana del 13 de junio se celebrará la 46° Asamblea General de la Organización de Estados Americanos. Es un momento clave para enfrentar de otra manera esta encrucijada. El país anfitrión, Republica Dominicana, es una de los pocas naciones que sostiene altos niveles de crecimiento económico (7.1% de crecimiento anual en lo que va de 2016, según el Banco Central de ese país), e incluso, siendo importador de materias primas se beneficia relativamente de la bajada de precios de las mismas. Tal vez por esto, el Ministro de Economía, Planificación y Desarrollo de la República Dominicana, Temístocles Montás, no habló ni de desigualdad, ni de inequidad fiscal, ni de desarrollo sostenible en el seminario de la CEPAL. Un poco curioso en un evento cuyo lema era “La Igualdad en el Centro del Desarrollo Sostenible.” Al mismo tiempo que la República Dominicana celebra altos niveles de crecimiento, ha sido incapaz de traducir esto en una reducción de la pobreza y la desigualdad. Después de 10 años de crecimiento económico sostenido, los niveles de pobreza existentes en el país, todavía se aproximan a las cifras existentes para el año 2000. La pregunta que hay que hacerse es: ¿a dónde han ido a parar toda esta ingente cantidad de riqueza generada?</p> <p>Para responder a este cuestionamiento debemos de partir del principio de que existen recursos, pero concentrados en pocas manos. Entre 2002 y 2015 la fortuna de los milmillonarios en América Latina y el Caribe incrementó a una tasa anual promedio de 21%, un crecimiento 6 veces superior al PIB de la región. Oxfam conjuntamente con la CEPAL ha lanzado<strong><a href="https://www.oxfam.org/es/informes/tributacion-para-un-crecimiento-inclusivo" rel="nofollow"> un reporte</a> </strong>que insta a los países de la región a empujar reformas fiscales más progresivas. También resulta impostergable combatir la evasión fiscal, donde, según la CEPAL se pierde el equivalente al 6.3% del PIB regional, unos 320 mil millones de dólares.</p> <p>Es cierto que hay una realidad heterogénea en América Latina y es difícil comparar a los países por su situación estructural, histórica y cultural, pero la reducción de la desigualdad debe ser la barra con que se mide el éxito de todos los países. Según me acuerdo, la última vez que se planteó apretar los cinturones y aplicar políticas de austeridad, fueron los pobres los que más lo sufrieron y la desigualdad aumentó.</p> </div><div class="field field-name-title"><h2>América Latina ante la encrucijada de la desaceleración</h2></div> Sat, 11 Jun 2016 03:10:52 +0000 Simon Ticehurst 50035 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-06-10-am%C3%A9rica-latina-ante-la-encrucijada-de-la-desaceleraci%C3%B3n#comments Crisis mundial de desigualdad, ¿qué puede aportar la experiencia de América Latina en Davos? http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-01-19-crisis-mundial-de-desigualdad-%C2%BFqu%C3%A9-puede-aportar-la-experiencia-de-am%C3%A9rica-latina-en <div class="field field-name-body"><p><em>Esta entrada de blog ha sido escrita por: Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional.</em></p> <p>Esta semana, diversos líderes mundiales se reunirán en el <strong><a href="http://www.weforum.org/" target="_blank" rel="nofollow">Foro Económico Mundial</a></strong> para dialogar sobre la forma de mejorar el estado actual del mundo y de afrontar los retos más urgentes. Hay mucho sobre lo que conversar, en particular acerca de la crisis mundial de desigualdad, que se ha hecho especialmente visible en los últimos años, tras la crisis económica y financiera de 2008 y 2009. <strong>La desigualdad está creciendo a un ritmo alarmante y plantea un grave riesgo para el crecimiento económico, la lucha contra la pobreza y la estabilidad social. </strong>  </p> <p>El impacto destructivo de la extrema desigualdad sobre el crecimiento sostenible y la cohesión social es evidente en América Latina y el Caribe. Aunque la región ha logrado un éxito considerable en la reducción de la extrema pobreza durante la última década, sigue mostrando niveles altos de desigualdad del ingreso y de la distribución de la riqueza, que han obstaculizado el crecimiento sostenible y la inclusión social. <strong>En América Latina y el Caribe, la desigualdad está impidiendo retornar a una trayectoria de crecimiento inclusivo</strong>, ante un entorno exterior desalentador, con una proyección de crecimiento para 2016 que la <strong><a href="http://www.cepal.org/es" target="_blank" rel="nofollow">CEPAL </a></strong>estima en un 0,2%. </p> <h3>América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo</h3> <p>Aunque la desigualdad del ingreso se ha reducido durante los últimos años, <strong><a href="https://agenda.weforum.org/espanol/2016/01/17/america-latina-es-la-region-mas-desigual-del-mundo-asi-es-como-lo-solucionamos/" target="_blank" rel="nofollow">América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo</a></strong>. En 2014, el 10% más rico de la población de América Latina había amasado el 71% de la riqueza de la región. <strong><a href="https://www.oxfam.org/es/informes/una-economia-al-servicio-del-1" target="_blank" rel="nofollow">Según los cálculos de Oxfam</a></strong>, si esta tendencia continuara, dentro de solo seis años el 1% más rico de la región tendría más riqueza que el 99% restante. </p> <p>Entre 2002 y 2015, las fortunas de los multimillonarios de América Latina crecieron en promedio un 21% anual, es decir, un aumento seis veces superior al del PIB de la región según las estimaciones de Oxfam. Gran parte de esta riqueza se mantiene en el extranjero, en paraísos fiscales, lo que significa que una <strong>gran parte de los beneficios del crecimiento de América Latina está siendo acaparada por un pequeño número de personas muy ricas, a costa de los pobres y de la clase media</strong>. Este grado extremo de desigualdad y de concentración del ingreso también se ve confirmado por los análisis de los datos fiscales disponibles relativos a la renta personal en diversos países de la región.</p> <p>Salvaguardar los avances ya logrados por América Latina y garantizar un crecimiento inclusivo y sostenible deben ser prioridades para todos los países de la región. En consecuencia, <strong>la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y Oxfam están decididas a trabajar de manera conjunta</strong> para promover y construir un nuevo consenso contra la desigualdad. No existe una panacea para este problema, pero sí es posible tomar medidas que, combinadas, podrían marcar una gran diferencia. La reforma tributaria es un buen lugar para empezar. </p> <h3>La reforma tributaria es un buen lugar para empezar</h3> <p>Unos sistemas tributarios inadecuados, así como la evasión y la elusión de impuestos, cuestan a América Latina miles de millones de dólares en ingresos tributarios impagados, unas cantidades que podrían y deberían invertirse en luchar contra la pobreza y la desigualdad. El incremento de los ingresos tributarios es clave para la inversión pública en la reducción de algunas de las brechas históricas de la región, como el acceso marcadamente segregado a bienes públicos de calidad en el ámbito de la educación, la salud, el transporte y la infraestructura.</p> <p>En muchos países, el sistema tributario se apoya de forma particular en los impuestos sobre el consumo, que resultan especialmente gravosos para los grupos de ingresos bajos y medianos. Además, los sistemas tributarios de la región suelen estar más orientados a los ingresos laborales que a las ganancias de capital y a menudo carecen de impuestos sobre bienes inmuebles y sucesiones, de manera que se incrementa la concentración de la riqueza, que es aún mayor que la concentración del ingreso. La recaudación del  impuesto sobre la renta personal es relativamente baja, especialmente  entre los grupos con ingresos más altos. La CEPAL calcula que la tasa impositiva media efectiva para el 10% más rico solo equivale al 5% de su ingreso disponible. Como resultado, <strong>los sistemas tributarios de América Latina son seis veces menos efectivos que los europeos en lo referente a la redistribución de la riqueza y la reducción de la desigualdad</strong>.</p> <p><img alt="Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en Davos 2016. " title="Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en Davos 2016." height="500" width="680" class="media-element file-default" typeof="foaf:Image" src="http://l.blogs.oxfam/sites/default/files/yes-i-have-some-new-and-good-pics.jpg" /></p> <p>Además, los gobiernos otorgan un trato de favor a las compañías multinacionales en materia de impuestos, por medio de reducciones excesivamente generosas de las tasas de los impuestos de sociedades en muchos países de la región. Según algunos cálculos, la carga impositiva para las empresas nacionales equivale al doble de la carga efectiva soportada por las compañías multinacionales.</p> <p>A esto hay que añadir las terribles tasas de <strong>elusión y evasión de impuestos en la región</strong>. De acuerdo con las estimaciones, las pérdidas de recaudación del impuesto sobre la renta de las empresas van del 27% del ingreso potencial de la tributación de las empresas en el Brasil al 65% en Costa Rica y el Ecuador. La CEPAL estima que la evasión y la elusión de los impuestos sobre la renta personal y de las empresas costaron a América Latina en 2014 más de 190.000 millones de dólares, es decir, un 4% del PIB regional.</p> <p>Un sistema tributario internacional arcaico y disfuncional también proporciona a las empresas y a los ricos amplias oportunidades para que eviten pagar los impuestos que les corresponden en justicia.  </p> <p>La pérdida crucial de ingresos procedentes de los productos básicos y el estancamiento experimentado por muchas economías hacen que el pueblo de América Latina no pueda permitirse que una parte tan amplia de los ingresos y la riqueza de la región estén libres de impuestos. <strong>Es absolutamente esencial que todos paguen los impuestos que les corresponden según sus medios</strong> económicos, de modo que se pueda financiar un crecimiento sostenible e inclusivo, no solamente en América Latina, sino en todo el mundo.</p> <h3>Objetivos de Desarrollo Sostenible</h3> <p>Con objeto de lograr los <strong><a href="http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/" target="_blank" rel="nofollow">Objetivos de Desarrollo Sostenible</a></strong>, todos los gobiernos tendrán que tomar medidas concertadas y coordinadas para la creación de un sistema tributario adaptado al siglo XXI. Los <strong>gobiernos deben implementar sistemas tributarios más progresistas</strong> en sus respectivos territorios y fortalecer la cooperación mundial y regional para evitar una competencia perversa entre naciones en el ámbito tributario. Los países de América Latina y el Caribe también podrían reforzar los impuestos sobre los bienes inmuebles o volver a introducir el impuesto sobre sucesiones. Asimismo, deben trabajar conjuntamente bajo los auspicios de las <strong><a href="http://www.un.org/es/index.html" target="_blank" rel="nofollow">Naciones Unidas</a></strong> para reformar el sistema tributario internacional, de modo que las empresas multinacionales y los ricos no puedan aprovechar las lagunas de la legislación tributaria ni esconder sus riquezas en paraísos fiscales con objeto de evitar pagar sus impuestos.  </p> <h3>¿Qué puede aportar la experiencia de América Latina en Davos?</h3> <p>¿Qué puede aportar la experiencia de América Latina a los líderes políticos y los encargados de tomar decisiones del sector privado y la sociedad civil, que se preparan para participar en la próxima reunión en Davos? Esa experiencia muestra que la decisión de afrontar la desigualdad debe formar parte de un nuevo pacto social para mejorar la situación actual del mundo y que cualquier plan para hacer frente a esa desigualdad e impulsar el crecimiento inclusivo debe otorgar un papel destacado a <strong>la creación de un sistema tributario más justo</strong>.</p> <h4>Publicado originalmente en la web del <strong><a href="https://agenda.weforum.org/espanol/2016/01/17/america-latina-es-la-region-mas-desigual-del-mundo-asi-es-como-lo-solucionamos/" target="_blank" rel="nofollow">Foro Económico Mundial</a></strong>.</h4> <p> </p></div><div class="field field-name-title"><h2>Crisis mundial de desigualdad, ¿qué puede aportar la experiencia de América Latina en Davos?</h2></div> Tue, 19 Jan 2016 08:33:11 +0000 Winnie Byanyima 35451 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/16-01-19-crisis-mundial-de-desigualdad-%C2%BFqu%C3%A9-puede-aportar-la-experiencia-de-am%C3%A9rica-latina-en#comments Materias primas y desigualdad en América Latina http://l.blogs.oxfam/es/blogs/15-09-04-materias-primas-y-desigualdad-en-am%C3%A9rica-latina <div class="field field-name-body"><p>La semana pasada el pánico gobernó las bolsas de valores en todo el mundo, debido al impacto que genero la caída de la bolsa de Shanghái (China) que cayó 8.5% el mayor pico desde el 2007.</p> <p>La economía China se “enfría”, dicen los analistas. Y ese frío llego a nuestra región. Explican que la desaceleración del país asiático impacta en nuestras economías, como consecuencia de la menor demanda de materias primas. Latinoamérica surte a China de productos mineros como el oro, cobre y el hierro, pero la facturación ya no es la de antes. </p> <p>Perú, por ejemplo, ha visto disminuir las exportaciones mineras. El primer trimestre del 2012 las exportaciones cayeron en -11,1% y la inversión privada creció 7,4%, después de haber crecido a tasas superiores a 12% desde el 2009. De igual forma Chile, productor de cobre y Venezuela, exportador de petróleo, se han visto impactados también por la desaceleración China. Esto ha supuesto que los gobiernos de nuestra región apliquen <a href="http://www.oxfamamerica.org/static/media/files/Unblocking-Bottlenecks-Meeting-report-ESP-OUS.pdf" target="_blank" rel="nofollow"><strong>medidas radicales</strong></a> para retomar la confianza de los inversionistas, medidas traducidas en bajar estándares ambientales, cerrar espacios a la sociedad civil, reducir trabas a las inversiones, bajar la calidad de los programas sociales y apostar por la inversión privada como motor del crecimiento; es decir, medidas que no han conllevado a <strong><a href="http://www.cepal.org/es/comunicados/mejorar-la-gobernanza-de-los-recursos-naturales-permitira-la-region-avanzar-hacia-el" target="_blank" rel="nofollow">una gobernanza de las industrias extractivas</a></strong>.</p> <h3>Crecimiento no es lo mismo que desarrollo</h3> <p>Latinoamérica y el Caribe es la región más desigual del mundo y la <strong><a href="http://www.propuestaciudadana.org.pe/sites/default/files/publicaciones/archivos/NIA 7-2015.pdf" target="_blank" rel="nofollow">más dependiente de las industrias extractivas</a></strong> como la minería, el petróleo y el gas, que no ha logrado generar procesos alternativos de diversificación económica que incentiven, por ejemplo, la industrialización. Al contrario, la dependencia del "extractivismo" ha llevado a mayor desigualdad. </p> <p>En la región viven más 167 millones de pobres, de los cuales 69 millones viven en pobreza extrema. Y el panorama podría ser peor: debido a la desaceleración económica que enfrentamos, los avances en la reducción de la desigualdad y la pobreza pueden revertirse y 200 millones de personas podrían volver a ser pobres.</p> <p>El crecimiento económico que la región puede haber generado por la extracción de minerales, gas y petróleo no está impactando de forma suficiente en el desarrollo y en la superación de la pobreza. Eso, que en épocas de bonanza era una preocupación, hoy —en épocas de desaceleración— es una llamada de emergencia.</p> <h3>Revisar nuestra dependencia de la minería, el petróleo y el gas</h3> <p>Los países que tienen mucha renta de extractivas, manifiestan pereza fiscal. En la región hay estructuras tributarias afectadas por <strong><a href="https://www.oxfam.org/es/informes/justicia-fiscal-para-reducir-la-desigualdad-en-latinoamerica-y-el-caribe" target="_blank" rel="nofollow">privilegios fiscales excesivamente generosos para las empresas</a></strong> y es evidente la enorme dificultad de las administraciones tributarias para seguir el rastro a la evasión y elusión fiscal de las poderosas corporaciones que están detrás de la industria extractiva. Sus métodos sofisticados y la opacidad del sistema financiero internacional son los mejores aliados del sector para desviar recursos públicos que nos pertenecen a todos. Recursos públicos que podrían invertirse en la reducción de la pobreza y la desigualdad.</p> <p>Más allá de las reformas que se deben llevar a cabo en cada país, es imprescindible reconocer de una vez por todas que el modelo "extractivista" se enfrenta a debilidades estructurales que establecen límites considerables a su contribución al desarrollo. Entre ellas se encuentra su escasísima contribución en la generación de empleos y los obstáculos e incentivos negativos que supone para el fomento de otros sectores económicos con mayor capacidad de absorber como fuerza de trabajo en los segmentos más pobres de la población. <strong><a href="http://www.cepal.org/es" target="_blank" rel="nofollow">CEPAL </a></strong>recientemente afirmaba “1.000.000 de dólares en la minería generan apenas un empleo directo y cinco empleos indirectos”.</p> <p>Los gobiernos de la región tienen ahora el desafío de replantear el modelo económico vigente, cuyas limitaciones han sido ya documentadas. Es urgente que los <strong><a href="https://www.oxfam.org/es/multimedia/video/2014-video-iguales" target="_blank" rel="nofollow">gobiernos representen los intereses de su ciudadanía y no de élites minoritarias</a></strong>, garantizando sus derechos mediante políticas públicas de calidad, financiadas con recursos suficientes y obtenidos de una forma justa. Revisar la dependencia de las extractivas y la forma en la que se usan sus rentas, es una forma de hacer eso posible. </p> <p> </p> <p> </p></div><div class="field field-name-title"><h2>Materias primas y desigualdad en América Latina</h2></div> Fri, 04 Sep 2015 10:34:19 +0000 Rocío Ávila 27589 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/15-09-04-materias-primas-y-desigualdad-en-am%C3%A9rica-latina#comments You told drug giant Johnson & Johnson to pay its fair share of tax - We made sure they heard the message! http://l.blogs.oxfam/es/node/81983 <div class="field field-name-body"><p><strong>You helped pile on the pressure and Johnson &amp; Johnson – the company behind products like Baby Shampoo and Neutrogena - has heard you. Thank you. </strong></p> <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="en"><p lang="en" dir="ltr" xml:lang="en">Johnson and Johnson says they pay their fair share in taxes but in reality they dodge billions of dollars in taxes that could fund health care and schools. We went inside their shareholder meeting to deliver your petitions and tell them <a href="https://twitter.com/hashtag/NoMoreTaxDodging?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NoMoreTaxDodging</a>. <a href="https://twitter.com/JNJCares?ref_src=twsrc%5Etfw">@JNJCares</a> <a href="https://t.co/8NeG0PuSJS">pic.twitter.com/8NeG0PuSJS</a></p> <p>— Oxfam America (@OxfamAmerica) <a href="https://twitter.com/OxfamAmerica/status/1124398499410468865?ref_src=twsrc%5Etfw">May 3, 2019</a></p></blockquote> <p>The company says it is committed to maintaining reasonable prices for its medicines and bearing its fair share of taxes. But in reality they dodge billions in taxes that could fund health care and schools.</p> <p>That’s why the petition you signed, telling Johnson &amp; Johnson to pay its fair share of taxes, stop rigging government rules and make medicines affordable, is so important. We delivered the petition, signed by over 170,000 people, inside their shareholder meeting on April 25 2019 in New Jersey, US.</p> <p>We will continue to put pressure on Johnson &amp; Johnson to improve its tax affairs and drug pricing. But without your help we couldn’t have achieved what we have.</p> <p>We went face to face with drug giant Johnson &amp; Johnson at its shareholder meeting on April 25 2019. We told bosses to factor public concerns over high drug prices into their executive pay packages and delivered 170,000 global petition signatures calling on them to pay their fair share of taxes and stop rigging the rules in their favor.</p> <p>Just a few days before, we released analysis showing that Johnson &amp; Johnson and three other US pharmaceutical giants had made an extra $7 billion in profits thanks to President Trump’s 2017 tax cut. That was on the heels of our Prescription for Poverty report last September that revealed Big Pharma was already dodging as much as $4 billion each year in taxes.</p> <p>Prior to the meeting, the company’s lawyers filed a flurry of legal briefs to prevent our proposal from getting any sort of consideration by its shareholders. But we fought back and won the right for the shareholder vote to go ahead. Turns out Oxfam wasn’t the only one concerned about their practices. Our shareholder proposal on drug pricing risks won support from nearly a third of the company’s shareholders.</p> <p><strong>Our call for corporate leadership</strong></p> <p>The meeting was tightly scripted, with the CEO reading his remarks off a teleprompter in the back of the room. When it was our turn to present our resolution, a giant clock ticked down from two minutes—the maximum amount of time we were allowed to describe how Johnson &amp; Johnson’s sky-high drug prices and artificially low tax payments were robbing countries of money that could pay for vaccines, schools, and nurses.</p> <p><strong>Live your values</strong></p> <p>Throughout the meeting, Johnson &amp; Johnson’s company vision was everywhere. Written more than 75 years ago, it commits the company to “maintain reasonable prices” and to “bear its fair share of taxes.” Every single attendee received a booklet with it printed on the back cover; the words were projected on the wall; and a promotional video showcased it literally being etched in stone at the company’s headquarters.</p> <p>But the company’s behaviour on drug prices and taxes does not match its promises and, thanks to tens of thousands of you who signed the petition, we told them how they must change.</p> <p><em>Entry published on May 31, by Robbie Silverman, Advocacy Manager, Oxfam America and Chris Worrall, Campaign Project Manager Oxfam GB.</em></p> </div><div class="field field-name-title"><h2>You told drug giant Johnson &amp; Johnson to pay its fair share of tax - We made sure they heard the message!</h2></div> Fri, 31 May 2019 12:19:22 +0000 Oxfam International 81983 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/node/81983#comments Nueva Constitución en Cuba. El sí al país que se transforma http://l.blogs.oxfam/es/blogs/nueva-constituci%C3%B3n-en-cuba <div class="field field-name-body"><p><em><span>Por Jerome Fauré, Director de Oxfam en Cuba. Foto: Casilla electoral en Cuba /EFE</span></em></p><p><span>Ciento cincuenta años después de que Ana Betancourt, precursora cubana de los derechos de la mujer, alzara su voz para reclamar la libertad en Cuba del dominio español el 10 de abril de 1869, la Asamblea Nacional del Poder Popular en el país proclama <strong>una nueva Constitución de la República</strong>.</span></p><p><span>Esta Carta Magna fue aprobada el 24 de febrero pasado, cuando nueve de cada diez cubanos registrados en el padrón electoral votaron a favor de ella, en un país donde el voto en el referéndum constitucional no es obligatorio. Los 7,8 millones de votantes fueron convocados a las urnas para responder a la pregunta: ¿Ratifica usted la nueva Constitución de la </span><span>República?</span><span><br></span></p><p><span><img src="https://blogs.oxfam.org/sites/default/files/blog_cuba1.png" alt="Constitución Cuba" title="Constitución Cuba" data-delta="1" data-fid="11236" data-media-element="1">&nbsp;&nbsp;</span><em><span>Infografía: Edilberto Carmona/ Cubadebate.</span></em></p><p><span>Como hecho llamativo del proceso previo a la asistencia a urnas: <strong>la revitalización de la vida política desde las bases.</strong> El Parlamento cubano pidió a la ciudadanía ser parte de una consulta pública, entre el 13 de agosto y 15 de noviembre del 2018, para enriquecer el proyecto de Reforma Constitucional.</span></p><p><span>Los escenarios del debate se multiplicaron. Los formales: centros laborales y de estudio, barrios, medios de comunicación y asociaciones. Los informales: los hogares, las paradas de ómnibus, las frecuentes filas en los mercados, las calles, las redes sociales.</span></p><p><span>Por primera vez, a la consulta también se invitó a residentes fuera de la isla. Una metodología precisa de recogida de los elementos de debate fue puesta en marcha. Las opiniones de “los de adentro” y “los de afuera” enriquecieron las páginas de la Carta Magna y la agenda pública cubana.</span></p><p><span><b>Un avance en todo caso</b></span></p><p><span><strong>La nueva Constitución amplía el reconocimiento de la igualdad y no discriminación</strong>, no solo por razones de género, sexo o color de la piel, como ya rezaba en la Constitución vigente (desde 1976), sino, además, por “identidad de género, orientación sexual, edad, origen étnico, creencia religiosa, discapacidad, origen nacional o territorial, o cualquier otra condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana”. Como resultado de la consulta popular a este párrafo se le añadió una especificidad: el “derecho a disfrutar de los mismos espacios públicos y establecimientos de servicios”.</span></p><p><span>El debate dio luz verde a la mayoría de las formulaciones desde su artículo 1, que ratifica al “Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano”, con la garantía del “disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva”. Pero al mismo tiempo, cuestionó asuntos en los que no hay consenso social y que, en lo adelante, habrá que retomar, como el reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo </span><span>sexo.</span><span><br></span></p><p><span>Asimismo, un país que balbucea en las redes sociales encontró en ellas un escenario de mayor confrontación. Y eso fue posible por la ampliación de oportunidades para el acceso a internet, sobre todo con la conexión en parques (wifi), desde los móviles (3G) y los hogares (servicio nauta-hogar). Una demanda de carácter urgente, anhelada sobre todo por las juventudes.</span></p><p><span>Yamila González, vicepresidenta de la Unión de Juristas de Cuba-coparte de Oxfam-, señalaba en un programa televisivo local la función educativa, la voluntad política y la coherencia de la Carta Magna, porque <strong>“nos engrandece como sociedad reconocer derechos a todas y todos…”.</strong></span></p><p><span>Elizabeth Álvarez, con quien Oxfam en Cuba ha trabajado iniciativas sobre la adaptación al cambio climático y de justicia de género en el oriente del país, nos contó que para ella ha sido muy importante el acceso masivo al texto constitucional en construcción. Se dio así “un gran paso para acercarlo a la gente.”</span></p><p><span>“Los artículos relacionados con las familias, el cuidado a las personas adultas mayores, la protección de la infancia y la maternidad, la seguridad social, se atemporan a la Cuba de hoy. En particular, se amplía la concepción de las familias al reconocer su diversidad.” En ello percibe el avance, aunque el horizonte invite a seguir acortandando las brechas de inequidades existentes en la sociedad </span><span>cubana.</span></p><p><span><img src="https://blogs.oxfam.org/sites/default/files/salarios_en_cuba.png" alt="Salarios en Cuba" title="Salarios en Cuba" data-delta="2" data-fid="11237" data-media-element="1"><em>Infografía: Postdata, Periodismo de datos</em><br></span></p><p><span>Para Elizabeth <strong>el proceso de Reforma Constitucional en la isla “tuvo rostro femenino y joven”</strong>, porque fueron ellas protagónicas en la conducción de la consulta desde la base hasta el nivel nacional; también en las mesas electorales y en la cobertura que dieron los medios oficiales.</span></p><p><span><b>Lo que sigue</b></span></p><p><span>La mayoría de las cubanas y los cubanos le dieron el sí a una nueva Constitución, una que habla más del país que es hoy y del que se perfila. Esa amplia aprobación significa un fuerte respaldo al proceso que se organizó de manera inédita, pero sin duda, da la <strong>dimensión del deseo de profundización y aceleración del cambio que la isla vive hace más de 10 años</strong>. &nbsp;</span></p><p><span>Ahora para su cumplimiento se requerirá la actualización de normas y políticas que la hagan viable. Dependerá de la mayoría que sus artículos sean letra viva, que el debate abierto no se apague y siga escuchando, sumando las razones de todas las personas que quieren un país mejor. El reto por delante es transformar imaginarios y prácticas que limitan las posibilidades de construir esa sociedad más democrática y justa a la que le dijeron Sí.</span><span>&nbsp;</span></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Nueva Constitución en Cuba. El sí al país que se transforma</h2></div> Thu, 02 May 2019 19:34:04 +0000 Gabriela Andraca 81953 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/nueva-constituci%C3%B3n-en-cuba#comments Historic vote in European Parliament for a Europe free from tax havens http://l.blogs.oxfam/es/node/81929 <div class="field field-name-body"><p><em><strong>Last week, the European Parliament voted in favour of listing five EU countries as tax havens. Now, European Union governments and the European Commission must follow through to end tax havens, writes Oxfam’s tax expert, Johan Langerock.</strong></em></p><p>The European Union is home to some of the world’s worst and largest tax havens.</p><p>For years, academia, politicians, Oxfam and others have been calling on the EU to clean up its house. But when EU finance ministers published an <a href="https://www.oxfam.org/en/pressroom/reactions/eus-tax-havens-blacklist-more-whitewash" rel="nofollow">update of their tax haven blacklist and ‘grey list’ recently</a>, once again EU member states were let off the hook.</p><p>Since the establishment of the tax haven blacklist in 2017, the EU has decided to only screen third countries in the blacklisting process.</p><p>In other words: European governments were not willing to hold themselves to the same standards by which they judge others. And until last week, no EU institution had dared to explicitly label EU countries as tax havens.</p><p><strong>Taking a stand against tax dodging</strong></p><p>This has now changed: last week, more than 300 parliamentarians from different political parties and countries took a stand and voted in favour of <a href="https://twitter.com/OxfamEU/status/1110572374875873280" rel="nofollow">a resolution that recognises the Netherlands, Malta, Cyprus, </a><br><a href="https://twitter.com/OxfamEU/status/1110572374875873280" rel="nofollow">Ireland and Luxembourg as tax havens</a>, referencing research conducted by Oxfam in our latest report “<a href="https://www.oxfam.org/en/research/hook-how-eu-about-whitewash-worlds-worst-tax-havens" rel="nofollow">Off the Hook</a>”. A historic breakthrough, and a very important step towards tax justice.</p><p>It is estimated that in 2015 alone, <a href="https://voxeu.org/article/missing-profits-nations" rel="nofollow">multinational companies shifted $600 billion (EUR 526 billion) in profits</a> to tax havens, with a third of this going to tax havens in the EU.</p><p>This tax dodging deprives rich and poor countries alike of the money needed to invest in public services, such as healthcare and education.</p><p>Women and girls are worst affected since girls are the first to be left out of school when education fees rise, and women tend to fill the gaps in public services with hours of unpaid care to a greater extent than men.</p><p><strong>Time for the Commission to take the next steps</strong></p><p>Following the European Parliament vote, it is now up to the European Commission to implement concrete measures to tackle tax havens and aggressive tax practices inside the European Union.</p><p>Years of austerity and a faltering economic model have widened the gap between rich and poor in Europe, contributing to increasingly polarised societies and plunging the EU into crisis.</p><p>Ending the era of tax havens – including those on EU territory – is one key step in the creation of a world where all companies and individuals pay their fair share of tax, to the benefit of all people.</p><p><em>This entry posted on 9 April 2019, by Johan Langerock, Oxfam&nbsp;Policy Advisor for Tax and Inequality.</em></p><p><em>&nbsp;</em></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Historic vote in European Parliament for a Europe free from tax havens</h2></div> Tue, 09 Apr 2019 13:36:47 +0000 Guest Blogger 81929 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/node/81929#comments This Video on Inequality Has Gone Viral. So What Next? http://l.blogs.oxfam/es/node/81853 <div class="field field-name-body"><p><strong>"You are counting the wrong things. You are not counting the dignity of people.”</strong></p> <p>At last month's World Economic Forum in Davos, Oxfam’s Executive Director Winnie Byanyima spoke on dozens of different panels and interviews, banging the drum for action against global inequality.</p> <p>But one panel this year was different -- this TIME magazine panel '<a href="https://www.weforum.org/events/world-economic-forum-annual-meeting/sessions/the-price-of-inequality"><strong>The Cost of Inequality</strong></a>' went viral.</p> <p>We don’t expect (or even necessarily want) the billionaire elites there to try to change a system that empowers them over the billions of poor people – our political leaders have to do that.</p> <p>But we do expect them at least to pay their fair share of taxes.</p> <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="en"><p lang="en" dir="ltr" xml:lang="en">Now this.<br />?? <a href="https://t.co/gaHKN2wybi">pic.twitter.com/gaHKN2wybi</a></p> <p>— Oxfam International (@Oxfam) <a href="https://twitter.com/Oxfam/status/1090583892774531073?ref_src=twsrc%5Etfw">January 30, 2019</a></p></blockquote> <script async="" src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script><p><strong>First, the historian and author Rutger Bregman got fired up about taxes.</strong> “Almost no one raises the real issue of tax avoidance. And of the rich just not paying their fair share. It feels like I’m at a firefighters conference and no one’s allowed to speak about water.”</p> <p>In response to an argument that high personal taxation has never been successful throughout history, he noted that in 1950s America, it had been.</p> <p><strong>Later, to a question from the audience</strong> that capitalism should be lauded for growth and high employment, Winnie Byanyima gave examples in return of US poultry workers having to wear nappies on the production line because they were not allowed toilet breaks, and of Nairobi taxi drivers having to sleep in shifts, three to a room, in order to maintain cheap fares on poverty wages.</p> <p><strong>“These are not dignified jobs. It is the quality of jobs that matter.</strong> When you talk about low levels of unemployment, you are counting the wrong things. You’re not counting the dignity of people … you’re counting exploited people!”</p> <p><strong>This video now has more than 18 million views</strong>, and has been shared more than 270,000 times with more than 4,500 comments. “I gathered something had changed when I woke up this morning with 18,000 new followers on my Twitter account that I didn’t have the night before,” Winnie said.</p> <p>“I am happy that people seem to have been charged up by what they heard on this panel. But there's a serious message I’m seeing. People are fed up and are speaking out about such obscene inequality in our global economy. I see it here in Nairobi where I live, I see it in New York, I see it around the world. </p> <p><strong>People have lost patience with the super-rich elites</strong> and their friends in governments who are presiding over such injustice. Around the world a super-rich elite is rigging political and economic policy to serve their own interests and serve their own greed – and they’re taking a sledgehammer to workers’ rights, to taxes, pushing wages down – and they then have the audacity to repackage this as some sort of economic success story! </p> <p><strong><a href="https://www.cnbc.com/2018/01/19/who-are-davos-man-and-davos-woman.html">Davos man</a> is not going to solve these challenges.</strong> And people are getting angrier at the empty rhetoric of our political leaders. It is as if simply acknowledging the problem is enough to get everyone off the hook – it is becoming an excuse and even a reason for inaction. </p> <p><strong>What Rutger and I said in Davos isn’t so unique.</strong> It echoes what is being said around the world.</p> <p>And I tell you, change is coming. It’s coming from a chorus of active people from across society – young people, professionals, entrepreneurs, thinkers, workers, farmers, policymakers, activists– who are demanding a different, more human kind of economy.</p> <p>Now I’m out of Davos, I’m going back to joining them on the front-lines."</p> <p><strong>What you can do now</strong></p> <ul><li><a href="https://actions.oxfam.org/international/fight-inequality-2019/petition/"><strong>Join the movement to fight inequality and beat poverty now.</strong></a></li> <li><a href="https://oxfam.org/donate"><strong>Donate to Oxfam</strong></a></li> </ul><p><i>Photo: World Economic Forum / Sikarin Fon Thanachaiary</i></p> <p><strong><a class="twitter-moment" href="https://twitter.com/i/moments/1090627615394807810?ref_src=twsrc%5Etfw">The Cost of Inequality - the viral Davos video</a></strong></p> <script async="" src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script></div><div class="field field-name-title"><h2>This Video on Inequality Has Gone Viral. So What Next?</h2></div> Fri, 01 Feb 2019 14:54:59 +0000 Guest Blogger 81853 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/node/81853#comments Siete excelentes preguntas que hemos recibido en relación al informe de Oxfam sobre desigualdad http://l.blogs.oxfam/es/blogs/19-01-25-siete-excelentes-preguntas-que-hemos-recibido-en-relaci%C3%B3n-al-informe-de-oxfam-sobre-desigualdad-davos <div class="field field-name-body"><p>El nuevo informe de Oxfam sobre desigualdad acapara titulares en todo el mundo. Este informe revela que la fortuna de los milmillonarios se incrementó en 2500 millones de dólares diarios el pasado año, mientras los 3800 millones de personas que constituyen la mitad más pobre de la humanidad se empobrecieron aún más.&nbsp; Desde su lanzamiento, hemos recibido numerosas preguntas.&nbsp; A continuación, respondemos a las siete más frecuentes.</p><h3>1. ¿Por qué ataca Oxfam a los milmillonarios? Son empresarios con talento que generan empleo y riqueza. Bill Gates y otros milmillonarios incluso donan grandes sumas de dinero a entidades benéficas.</h3><p>En Oxfam no estamos en contra de la riqueza, sino de la pobreza. Sacamos a la luz la creciente riqueza que acaparan los milmillonarios con el fin de llamar la atención sobre los problemas que presenta nuestro sistema económico fallido. Nuestras economías permiten que unas pocas personas acumulen una riqueza inmensa pagando unos impuestos relativamente bajos, mientras servicios públicos básicos como la sanidad y la educación están fuertemente subfinanciados. No tiene ningún sentido.</p><p>Es cierto que algunos milmillonarios han erigido grandes imperios comerciales de la nada, generando empleo y prosperidad tanto para ellos mismos como para otras personas, pero no es el caso de la mayoría de ellos.Oxfam estima que dos tercios de los milmillonarios han heredado su fortuna o la han ganado gracias a monopolios y su influencia sobre los Gobiernos. Además, no todos garantizan que sus trabajadoras y trabajadores reciban una parte justa de los&nbsp;<span><a href="https://www.oxfam.org/en/research/reward-work-not-wealth" target="_blank" rel="nofollow"><span>beneficios</span></a></span>&nbsp;que generan con sus negocios, por ejemplo pagándoles un salario digno.</p><p>También es cierto que otros milmillonarios, como Bill Gates, utilizan su fortuna para ayudar a otras personas y habría que felicitarles por ello. Sin embargo, las donaciones benéficas no sustituyen la responsabilidad de las empresas y las personas de pagar los impuestos que les corresponden justamente. Muchas personas ricas están de acuerdo con esta afirmación.&nbsp;<span><a href="https://www.cnbc.com/2018/02/21/bill-gates-has-paid-10-billion-in-taxes-and-says-he-should-pay-more.html" target="_blank" rel="nofollow"><span>Bill Gates</span></a></span>&nbsp;defiende que la primera responsabilidad de los súper ricos es pagar los impuestos que les corresponden, y Warren Buffet ha instado a que se suban los impuestos que deben pagar.</p><h3>2. ¿Acaso no funciona el capitalismo? ¿El crecimiento de la economía global y la reducción de la pobreza no son prueba de ello?</h3><p>Es cierto que el número de personas que viven en la pobreza extrema, es decir, con menos de 1,90 dólares al día, se ha reducido a nivel mundial. Esto es motivo de celebración. Sin embargo, la tasa de disminución de la pobreza extrema se ha ralentizado y, <a href="https://blogs.worldbank.org/opendata/number-extremely-poor-people-continues-rise-sub-saharan-africa" rel="nofollow">en&nbsp;<span>algunas partes del mundo</span></a>, el número de personas que vive por debajo del umbral de la pobreza extrema está aumentando.</p><p><span>Pero eso no es todo. <strong>Casi la mitad de la humanidad vive con menos de 5,50 dólares al día.</strong> Estas personas no viven por debajo del umbral de la pobreza extrema, pero sus recursos siguen siendo muy reducidos. Tienen enormes dificultades para salir adelante, y una simple factura médica puede sumirles en la pobreza extrema. Es este grupo de personas, mucho más numeroso, el que está perdiendo recursos.&nbsp;&nbsp;</span></p><p><span>El problema es que los beneficios del crecimiento económico no se comparten de manera equitativa. La riqueza que se crea dentro de los modelos económicos actuales es acaparada por aquellos que ya son ricos, mientras las personas pobres apenas se benefician de ella. Así, <strong>la fortuna de los milmillonarios se incrementó en un 12% el año pasado</strong> (2500 millones de dólares diarios), mientras que los 3800 millones de personas que constituyen la mitad más pobre de la humanidad perdieron el 11% de sus recursos económicos.&nbsp;</span></p><p><span>Resumiendo: <strong>nuestros modelos económicos han fallado.</strong> Por esta razón, Oxfam pide a los Gobiernos que construyan modelos económicos que funcionen para todas las personas y no solo para una privilegiada élite.&nbsp;</span></p><h3>3. ¿No es bueno que se apliquen impuestos bajos? ¿Subir los impuestos no hará que se estanque el crecimiento económico y la creación de empleo?&nbsp;</h3><p>La idea de que aplicar unos impuestos bajos para los más ricos es favorable para el crecimiento económico y la creación de empleo ha sido ampliamente cuestionada. Incluso el <a href="https://www.imf.org/en/Publications/FM/Issues/2017/10/05/fiscal-monitor-october-2017" rel="nofollow">Fondo Monetario Internacional</a> afirma que existe un amplio margen para llevar a cabo una redistribución de la riqueza sin afectar al desarrollo económico.</p><p><span>No tiene sentido que las facturas fiscales de las empresas y personas más ricas se hayan ido reduciendo sistemáticamente mientras servicios públicos básicos como la salud y la educación, que benefician al conjunto de la sociedad, estén subfinanciados. Necesitamos más escuelas, no yates de lujo.&nbsp;</span></p><h3>4. ¿Qué tienen de malo la salud y la educación privadas? En un gran número de países, la calidad de la salud y la educación públicas es deficiente y los servicios privados ofrecen una alternativa a la población.</h3><p>La falta de inversión en servicios públicos hace que, en muchos países, la calidad de la educación y la atención médica que estos proporcionan sea muy limitada. Sin embargo, la solución a este problema es invertir más en los servicios públicos, y no subcontratarlos a empresas privadas.</p><p>El sector privado no cubre a las personas en mayor situación de pobreza, ya que existen pocos incentivos para que las empresas privadas ofrezcan servicios a las personas que no pueden pagar por ellos.&nbsp; Además, como los proveedores de servicios privados de salud y educación a menudo reciben subvenciones del Gobierno, por lo que a menudo este dinero público se desvía para satisfacer las necesidades de las personas más ricas de la sociedad, a costa de las que se encuentran en mayor situación de pobreza. Por ejemplo, <a href="https://www.theguardian.com/world/2014/apr/07/lesotho-health-budget-private-consortium-hospital" target="_blank" rel="nofollow">una alianza público-privada para construir un hospital en Lesoto</a> acabó por consumir el 51% del presupuesto total de sanidad de todo el país para 2014, lo que privó a las clínicas de las zonas rurales de los fondos que tanto necesitaban.&nbsp;&nbsp;</p><p><strong>Los Gobiernos solo podrán proporcionar una sanidad y educación de calidad al conjunto de la sociedad si se invierte en unos servicios públicos que sean gratuitos y universales.&nbsp;</strong></p><h3>5. Los cálculos de Oxfam son erróneos: los datos son incompletos y la manera en que se ha calculado la riqueza sitúa a las personas con elevados ingresos, pero altamente endeudadas, entre aquellas en mayor situación de pobreza.</h3><p>Oxfam basa sus cálculos en los datos más recientes y fiables que hay disponibles en el momento, es decir, el informe anual de CreditSuisse sobre la riqueza mundial, y la lista anual de milmillonarios de Forbes. Aunque es evidente que los datos no son perfectos, ya que la calidad de los datos disponibles varía según el país, cada año los datos son más fiables y completos. Uno de los principales problemas es que las personas más ricas suelen ocultar su riqueza en jurisdicciones offshore para eludir el pago de impuestos, por lo que es posible que los datos subestimen significativamente sus fortunas. A pesar de estos problemas, la mayoría de los expertos está de acuerdo en que los datos son lo suficientemente fiables y afirma que proporcionan una visión general relativamente precisa de cómo se distribuye globalmente la riqueza.&nbsp;&nbsp;</p><p>También es cierto que, según el modo en que se ha calculado la riqueza, las personas con elevados ingresos, pero altamente endeudadas (como deudas de estudio) se sitúan en la misma categoría que aquellas en gran situación de pobreza.&nbsp; &nbsp;Sin embargo, estas personas representan únicamente una pequeña fracción, por lo que esto apenas tiene un impacto mínimo en las cifras calculadas.&nbsp;</p><p>La gran mayoría de las personas que pertenecen a la mitad más pobre de la humanidad está sumida en la pobreza y tiene enormes dificultades para salir adelante. Las personas endeudadas suelen ser personas en situación de pobreza que se ven obligadas a pedir préstamos para mantenerse a flote, como las madres solteras que se ven forzadas a recurrir a usureros para pagar los gastos médicos en Estados Unidos, o las pequeñas productoras y productores de India que reciben préstamos con enormes intereses.&nbsp;</p><p>Ningún conjunto de datos ni metodología llegan a ser 100% perfectos y es posible que las cifras varíen ligeramente de un año a otro a medida que haya disponibles datos más recientes y fiables. Sin embargo, podemos ver un patrón constante y preocupante: la brecha entre ricos y pobres está aumentando a un ritmo acelerado y un pequeño número de personas acumula grandes fortunas pagando una cantidad relativamente pequeña de impuestos, mientras servicios públicos básicos, como la sanidad y la educación, están fuertemente subfinanciados.</p><h3>6. La desigualdad no agrava la pobreza.&nbsp;</h3><p>Los datos empíricos y la experiencia de millones de personas indican lo contrario. En países como Kenia, una niña o niño perteneciente a una familia rica estudia, en promedio, el doble de años que una niña o niño de una familia pobre, por lo que tendrá más posibilidades de conseguir un trabajo bien remunerado al concluir sus estudios.&nbsp; Al reducir la brecha entre ricos y pobres aplicando unos impuestos sobre la riqueza más justos, e invirtiendo el dinero recaudado en educación y sanidad para el conjunto de la sociedad, los Gobiernos pueden garantizar que a ninguna niña o niño se le niegue un futuro más próspero por el mero hecho de provenir de una familia pobre.&nbsp;</p><p>El Banco Mundial está de acuerdo en que no será posible eliminar la pobreza extrema a menos que cerremos la brecha entre personas ricas y pobres, ya que 200 millones de personas seguirán viviendo con 1,90 dólares al día o menos en 2030.</p><h3>7.&nbsp; ¿No está Oxfam politizándose demasiado?</h3><p>Las decisiones que toman los Gobiernos tienen un gran impacto en la vida de las personas, por lo que, en ese sentido, la pobreza es una cuestión política. Personas de todo el mundo están perdiendo la confianza en nuestro sistema político porque los Gobiernos anteponen las peticiones de las grandes empresas y las élites más ricas a las necesidades de sus propias ciudadanas y ciudadanos.&nbsp;</p><p>No tiene sentido que las facturas fiscales de los más ricos se hayan ido reduciendo sistemáticamente año tras año mientras servicios públicos básicos como la salud y la educación, que benefician al conjunto de la sociedad en tantos aspectos, estén subfinanciados. No se trata de una cuestión política o ideológica, sino de justicia y dignidad humana.</p><h3>Qué puedes hacer tú</h3><ul><li><strong><span>Únete al movimiento y&nbsp;<a href="https://actions.oxfam.org/international/fight-inequality-2019/petition/es/" target="_blank" rel="nofollow">firma la petición para combatir la desigualdad y acabar con la pobreza</a></span></strong></li><li><strong>Descárgate el informe&nbsp;<a href="https://www.oxfam.org/es/informes/bienestar-publico-o-beneficio-privado" target="_blank" rel="nofollow">¿Bienestar público o beneficio privado?</a></strong></li></ul></div><div class="field field-name-title"><h2>Siete excelentes preguntas que hemos recibido en relación al informe de Oxfam sobre desigualdad</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/19-01-23-seven-brilliant-questions-you-asked-about-oxfam-inequality-report" title="Seven brilliant questions you asked about Oxfam’s Inequality report" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Fri, 25 Jan 2019 09:51:33 +0000 Anonymous 81844 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/19-01-25-siete-excelentes-preguntas-que-hemos-recibido-en-relaci%C3%B3n-al-informe-de-oxfam-sobre-desigualdad-davos#comments Seven brilliant questions you asked about Oxfam’s Inequality report http://l.blogs.oxfam/es/node/81841 <div class="field field-name-body"><p><strong>Oxfam’s new <a href="https://www.oxfam.org/en/research/public-good-or-private-wealth" rel="nofollow">inequality report</a>, which reveals that billionaires’ fortunes grew by $2.5 billion a day last year, as poorest half of humanity – 3.8 billion people – saw their wealth fall, is making headlines around the globe. Since we launched, we have received lots questions. Here’s our response to seven of the most frequently asked questions.</strong></p><h3>1. Why is Oxfam attacking billionaires – they are talented entrepreneurs who create jobs and wealth. Billionaires such as Bill Gates have even given millions to charity.</h3><p><span>Oxfam is not anti-wealth but anti-poverty. We shine a spotlight on the billionaires growing wealth to highlight the problem with our broken economic system. Our economies enable a small number of people to accumulate unimaginable wealth while paying relatively little tax, even as vital public services such as healthcare and education are crumbling for want of funds. This doesn’t make sense.</span></p><p>It’s true that some billionaires have created vast business empires from nothing – and created jobs and prosperity for themselves and others. However this is not true of all of them. Oxfam estimates that two thirds of billionaire wealth is inherited or tainted with monopoly or cronyism. Equally not all billionaires ensure their workers get a <a href="https://www.oxfam.org/en/research/reward-work-not-wealth" rel="nofollow">fair share of the profits</a> from their businesses by for example paying a living wage.</p><p>It’s also true some billionaires such as Bill Gates are using their wealth to help others – and they should be congratulated. But charitable giving does not replace a company or individual's responsibility to pay their fair share of tax. And many wealthy people agree with us - <a href="https://www.cnbc.com/2018/02/21/bill-gates-has-paid-10-billion-in-taxes-and-says-he-should-pay-more.html" rel="nofollow">Bill Gates says</a> the first responsibility of the super-rich is to pay their taxes and Warren Buffet has been calling for higher taxes for the super-rich.</p><p><img alt="Chart: Declining tax rates" title="Chart: Declining tax rates" height="530" width="700" class="media-element file-default" data-delta="2" typeof="foaf:Image" src="http://l.blogs.oxfam/sites/default/files/declining-tax-rates.png" /></p><h3>2. Isn’t capitalism working – the global economy is growing, and poverty is declining?</h3><p>The number of people living in extreme poverty – on less than $1.90 a day – has been falling globally. This is something to be celebrated. However, the rate at which extreme poverty is falling is slowing and <a href="https://blogs.worldbank.org/opendata/number-extremely-poor-people-continues-rise-sub-saharan-africa" rel="nofollow">in some parts of the world</a><span> the number of people living in extreme poverty is actually rising.</span></p><p>But this is only part of the story. Almost half of humanity is still living on less than $5.50 a day. They are not living in extreme poverty but they are still very poor – struggling to keep their heads above water and just one medical bill away from extreme poverty. It’s this much bigger group of poor people who are seeing their wealth decline.</p><p><strong>The problem is that the benefits of economic growth, of wealth generation, are not shared equally.</strong> Wealth created in today’s economies is captured by those who are already wealthy, and the poorest in society see little benefit. That is why billionaire fortunes increased by 12 percent last year – or $2.5 billion a day - while the 3.8 billion people who make up the poorest half of humanity saw their wealth decline by 11 percent.</p><p>In short our economies are broken. That is why Oxfam is calling for governments to build new economies that work for everyone and not just a privileged few.</p><h3>3. Aren’t low taxes a good thing? Won’t raising taxes will put a break on economic growth and job creation?</h3><p>The idea that low taxes for the wealthy is good for economic growth and job creation has been widely questioned. Even the <a href="https://www.imf.org/en/Publications/FM/Issues/2017/10/05/fiscal-monitor-october-2017" rel="nofollow">International Monetary Fund are saying</a><span> that there is ample scope for redistribution without hurting economic development</span></p><p><strong>It simply does not make sense that the tax bills for the very richest people</strong> and corporations are systematically lowered while vital public services such as healthcare and education – that benefit society as a whole - are struggling for want of funds. We need more schools – not more super yachts.</p><h3>4. What’s wrong with private schools and private healthcare. Public healthcare and education is very poor quality in many countries – private services give people an alternative?</h3><p>Lack of investment in public services does mean the quality of education and healthcare they provide is very poor in many countries. However, the solution to this problem is to invest more in public services – not outsource to the private sector.</p><p><strong>The private sector doesn’t deliver for the poorest in society</strong> because there is little incentive for private companies to provide services for people who can’t afford to pay for them. Moreover, private healthcare and education providers are often subsidized by governments, which means public money is often diverted to serve the needs of the wealthiest in society – at the expense of the poorest. For example, a <a href="https://www.theguardian.com/world/2014/apr/07/lesotho-health-budget-private-consortium-hospital" rel="nofollow">public–private initiative to build a hospital in Lesotho</a> ended up consuming, as much as 51 percent of the countries total health budget in 2014 – depriving clinics in rural areas of much needed funds.</p><p>Only by investing in free universal public health and education services can governments deliver good-quality healthcare and education for all.</p><p><img alt="Graphic: Access to basic services" title="Graphic: Access to basic services" height="318" width="700" class="media-element file-default" data-delta="6" typeof="foaf:Image" src="http://l.blogs.oxfam/sites/default/files/water-and-electricity-cropped.png" /></p><h3>5. Oxfam’s calculations are wrong – the data has holes in it and the way wealth is calculated means people on high incomes but lots of debts are counted amongst the worlds poorest?</h3><p><span>Oxfam bases its calculations on the best data available at the time – Credit Suisse’s annual Global Wealth Report and the annual Forbes Billionaires list. Of course the data is not perfect – the quality of data available varies from country to country but it is being improved and expanded every year.</span></p><p><strong>One of the big problems is that the very rich often hide their wealth offshore</strong> to avoid tax – which means that their fortunes are likely to be significantly underestimating. Despite these problems, most experts agree the data is good enough and provides a relatively accurate overview of how wealth is distributed globally.</p><p><img alt="Graphic: Rich people are hiding their wealth offshore." title="Graphic: Rich people are hiding their wealth offshore." height="347" width="700" class="media-element file-default" data-delta="3" typeof="foaf:Image" src="http://l.blogs.oxfam/sites/default/files/rich-people-are-hiding-wealth-offshore.png" /></p><p>It is equally true to say that the way wealth is calculated means people who are high earners with large debts – such as graduates with big loans – are placed in the same category as people who are very poor. However this is a tiny fraction of people globally and has little impact on the figures.</p><p><strong>The vast majority of people at the bottom fifty percent are very poor people</strong> who are really struggling to get by. Those who are in debt are, overwhelmingly, poor people who are forced to borrow to stay afloat – think of single mothers having to go to loan sharks to pay medical bills in the US or small holder farmers borrowing at huge interest from money lenders in India.</p><p>No data set or methodology is ever 100 percent perfect and figures may change slightly from year to year as new and better data becomes available. However, the overwhelming and consistent pattern we are seeing is that the gap between rich and poor is growing ever bigger and that small number of people are accumulating vast fortunes while paying relatively little tax, even as vital public services such as healthcare and education are crumbling for want of funds.</p><h3>6. Inequality doesn’t fuel poverty.</h3><p><span>The evidence and experience of millions of people around the globe suggests it does.</span></p><p>In countries like Kenya a child from a rich family will spend twice as long in education as a child from a poor family - and so will be much better placed to secure a well-paid job when they leave school.</p><p><strong>By closing the gap between rich and poor</strong> – more fairly taxing wealth and investing the proceeds in education and healthcare for all – governments can ensure no child misses out on a better future simply because they are poor.</p><p>The <a href="https://www.worldbank.org/en/news/press-release/2018/10/17/nearly-half-the-world-lives-on-less-than-550-a-day" rel="nofollow">World Bank agrees</a> – it says unless we close the gap between rich and poor, extreme poverty will not be eliminated and 200 million will still living on $1.90 a day in 2030.</p><p><img alt="Graphic: Inequality in Nepal" title="Graphic: Inequality in Nepal" height="369" width="700" class="media-element file-default" data-delta="4" typeof="foaf:Image" src="http://l.blogs.oxfam/sites/default/files/nepal_0.png" /></p><h3>7. Isn't Oxfam getting too political?</h3><p><span>The decisions that governments make have a </span><a href="https://oxfamblogs.org/fp2p/twenty-five-years-more-life-the-real-prize-for-tackling-inequality/" rel="nofollow">critical impact on people's lives</a><span>. So, in that respect, poverty is political. People across the globe are losing faith in our political system because governments put the demands of big business and the super-rich over the needs of their own citizens.</span></p><p>It does not make sense that the tax bills for the very richest have been systematically lowered for years, while vital public services such as healthcare and education – that benefit all of society in so many ways - are struggling for want of funds.</p><p>This is not a question of politics or ideology – it's a matter of justice and human dignity.</p><p></p><h3>What you can do now</h3><p></p><ul><li><strong><span>Join the movement to <a href="https://www.evenitup.org" rel="nofollow">fight inequality and beat poverty</a></span></strong></li><li><strong>Check out the&nbsp;<a href="https://indepth.oxfam.org.uk/public-good-private-wealth/" target="_blank" rel="nofollow">interactive online version</a>&nbsp;of the report</strong></li></ul></div><div class="field field-name-title"><h2>Seven brilliant questions you asked about Oxfam’s Inequality report</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_es first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/es/blogs/19-01-25-siete-excelentes-preguntas-que-hemos-recibido-en-relaci%C3%B3n-al-informe-de-oxfam-sobre-desigualdad-davos" title="Siete excelentes preguntas que hemos recibido en relación al informe de Oxfam sobre desigualdad" class="translation-link" xml:lang="es">Español</a></li> </ul> Wed, 23 Jan 2019 16:27:40 +0000 Guest Blogger 81841 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/node/81841#comments