Oxfam International Blogs - derechos laborales http://l.blogs.oxfam/es/tags/derechos-laborales es Empieza la cuenta atrás: 6 días para el lanzamiento http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-09-26-empieza-la-cuenta-atras-6-dias-para-el-lanzamiento <div class="field field-name-body"><p>El miércoles 2 de octubre lanzaremos la segunda fase de Tras la marca. Hasta entonces, todos los detalles son alto secreto, pero en este exclusivo tráiler te adelantamos algo de esta segunda fase de la campaña.</p> <p><strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/" rel="nofollow">Regístrate ahora</a></strong> para ser el primero en descubrir de qué irá la campaña y sigue leyendo.</p> <h3>Tras la Marca: recorrido por su historia</h3> <p>Desde su lanzamiento en febrero, la campaña Tras la marca ha movilizado a más de 120.000 personas para pedir a las 10 grandes empresas de alimentación y bebidas que mejoren la manera en la que operan. </p> <p>Cuando pediste a Mars, Mondelez y Nestlé que traten de manera justa a las mujeres que cultivan su cacao,<strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/noticias/women-cocoa-success" rel="nofollow"> te escucharon</a></strong> y se comprometieron a garantizar que se respeten los derechos de las mujeres en sus cadenas de suministro.</p> <p><strong>Todos los éxitos que se han conseguido no habrían sido posibles sin ti.</strong> Tú has conseguido que las empresas reflexionen, tomen nota y empiecen a hacer cambios positivos en el sistema alimentario.</p> <h3>Un nuevo capítulo</h3> <p>La historia no termina aquí. La campaña Tras la marca se centra ahora en el <strong>azúcar</strong>, un ingrediente indispensable para muchas de tus marcas favoritas. Las 10 Grandes compran y producen enormes cantidades de azúcar, pero ¿te has preguntado alguna vez de dónde proviene?</p> <h3>La respuesta, el 2 de octubre</h3> <p>Puedes hacer que el futuro sea más dulce. <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/" target="_blank" rel="nofollow">Regístrate ahora</a></strong> y sé el primero en saber a cuáles de las 10 Grandes empresas nos dirigimos, y por qué. </p></div><div class="field field-name-title"><h2>Empieza la cuenta atrás: 6 días para el lanzamiento</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-09-26-face-cachee-marques-compte-rebours-commence" title="La face cachée des marques : le compte à rebours a commencé" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> <li class="translation_en last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-09-26-behind-brands-countdown-next-chapter" title="Behind the Brands: Countdown to the next chapter" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Thu, 26 Sep 2013 00:58:00 +0000 Equipo CRECE 10446 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-09-26-empieza-la-cuenta-atras-6-dias-para-el-lanzamiento#comments Un cambio positivo en la manera en que funcionan las grandes empresas http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-09-17-un-cambio-positivo-en-la-manera-en-que-funcionan-las-grandes-empresas <div class="field field-name-body"><h3>Los resultados llegan</h3> <p>Más de 120.000 personas en acción, las diez empresas de alimentación y bebidas más grandes del mundo y una campaña revolucionaria. Si combinamos estos ingredientes, ¿qué obtenemos? El comienzo de un gran cambio hacia un sistema alimentario más justo para todos. </p> <p>Estamos muy contentos de anunciar la mayor serie de cambios en la tabla de puntuaciones hasta la fecha: <strong>cinco de las diez mayores empresas de alimentación y bebidas están ascendiendo en la clasificación.</strong> Gracias a tu participación, Coca-Cola, Danone, General Mills, Nestlé y Unilever han tomado medidas para mejorar sus políticas y prácticas en temas clave. </p> <p><strong>Estos cambios demuestran que las empresas tienen en cuenta tu opinión</strong>. A continuación aparecen algunos ejemplos que muestran cómo tu apoyo ha sido fundamental:</p> <p><a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/scorecardprintsep2013.jpg"></a></p> <ul><li>Antes de que comenzase la campaña, solo dos de las 10 grandes se habían adherido a los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres de las Naciones Unidas. Ahora, ya son seis. </li> <li>Coca-Cola acaba de anunciar públicamente que les pedirá a sus proveedores que preserven la calidad del agua y prevengan su contaminación, medidas imprescindibles para garantizar que todo el mundo tenga acceso a agua limpia y apta para el consumo. </li> <li>Nestlé se ha hecho eco de la necesidad de reconocer los derechos sobre la tierra de manera más amplia, y es la primera de las 10 grandes en apoyar plenamente unas directrices que garantizan que sus proveedores deben obtener el consentimiento previo de las comunidades para cualquier transacción de tierras acordada cuyo fin sea el abastecimiento de azúcar, aceite de palma, soja y otras materias primas.</li> </ul><h3>¡Te damos la enhorabuena!</h3> <p>Aunque todavía queda mucho por hacer, hay que reconocer que estas empresas han llevado a cabo cambios positivos en la manera en la que funcionan. Pero es a vosotros, las personas que habéis hecho que esto sea posible, a quien hay que felicitar. Cuando más de 120.000 personas de todo el mundo se unen para hablar con una sola voz, sus marcas favoritas deben escucharlas. </p> <p>Cada firma en cada petición, cada tuit y cada publicación en Facebook constituye un llamamiento para el cambio que no pueden ignorar. Al pedirle a tus marcas favoritas que hagan que sus productos sean más apreciados, estás contribuyendo a que se produzcan verdaderos cambios en políticas clave que repercuten en las personas y el planeta, como el acceso al agua, los derechos de las mujeres y los derechos sobre la tierra. </p> <p>Algunos actores importantes del sector financiero apoyan tu trabajo de campaña: <strong>más de 20 inversores que representan 1.500 billones de dólares en activos <a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/Declaracion-inversores-Tras-la-Marca.pdf" target="_blank">han firmado una declaración</a> </strong>instando a las 10 mayores empresas de alimentación y bebidas a que mejoren sus prácticas empresariales.</p> <h3>Esto es solo el principio</h3> <p>Las mejoras logradas gracias a ti constituyen un importante paso hacia un futuro donde <strong><a href="http://www.oxfam.org/crece/" rel="nofollow">todo el mundo tenga siempre suficiente que comer</a></strong>.  Sin embargo, estos gigantes de la alimentación y las bebidas tienen que hacer mucho más para garantizar un sistema alimentario justo para todo el mundo. </p> <p>Las <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/calificaciones" target="_blank" rel="nofollow">puntuaciones</a></strong> de las empresas están subiendo lentamente, pero tienen que trabajar más rápido para mejorar las condiciones de sus trabajadores, ser transparentes acerca de su abastecimiento y apoyar a los pequeños agricultores. Las empresas que se encuentran al final de la tabla de puntuaciones tienen incluso más trabajo por hacer, se están quedando atrás en la carrera por alcanzar lo más alto.</p> <h3>Consulta este espacio</h3> <p>En las próximas semanas lanzaremos la siguiente etapa de la campaña <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es" target="_blank" rel="nofollow">Tras la Marca</a></strong> para garantizar que las 10 grandes logren un verdadero progreso. Ahora más que nunca, necesitamos tu voz para conseguir que la campaña siga creciendo y lograr así un cambio todavía mayor en la manera en que funcionan estas empresas.</p> <p>¿Por qué no compartes las noticias y les pides a dos amigos que se unan a la siguiente etapa de Tras la Marca? Juntos, podemos lograr un sistema alimentario más justo para todo el mundo.</p> <h3>Más información</h3> <p>Descárgate la <a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/Declaracion-inversores-Tras-la-Marca.pdf" target="_blank"><strong>declaración completa</strong></a> de los 33 fondos de inversión firmantes.</p> <p><strong>Echa un vistazo a la <a href="http://www.behindthebrands.org/es/calificaciones" rel="nofollow">tabla de puntuaciones </a>actualizada de Tras la marca</strong></p> <p><strong><strong>Conoce la campaña <a href="http://www.behindthebrands.org/es" target="_blank" rel="nofollow">Tras la Marca</a></strong></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Un cambio positivo en la manera en que funcionan las grandes empresas</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-09-17-allons-avant-changeons-facon-dont-marques-operent" title="Allons de l&#039;avant : changeons la façon dont les marques opèrent" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> <li class="translation_en last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-09-11-moving-changing-way-big-brands-do-business" title="Moving on up: Changing the way big brands do business" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Mon, 16 Sep 2013 23:17:01 +0000 Georgi York 10433 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-09-17-un-cambio-positivo-en-la-manera-en-que-funcionan-las-grandes-empresas#comments Té con sabor amargo. La lucha por un salario digno para los recolectores y recolectoras. http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-05-02-detras-infusion-favorita-del-mundo-un-salario-digno-para-los-recolectores-de-te <div class="field field-name-body"><p>El trágico derrumbe de una fábrica textil en <a href="http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/25/actualidad/1366907042_936828.html" target="_blank" rel="nofollow">Bangladesh</a> ha puesto en el ojo de mira las deplorables condiciones laborales y salariales de los millones de personas que fabrican nuestra ropa o cultivan los alimentos que comemos. </p> <a href="http://www.oxfam.org/es/crece/policy/comprender-salarios-industria-te" rel="nofollow"><strong>Un nuevo informe</strong> </a>publicado hoy por Oxfam y <strong><a href="http://www.ethicalteapartnership.org/" target="_blank" rel="nofollow">Ethical Tea Partnership</a></strong> (coalición formada por 28 empresas de la industria del té) muestra como los trabajadores y trabajadoras que producen la infusión predilecta del mundo no son una excepción. A pesar de esto, el informe también nos da motivos para esperar que las cosas cambien y pronto. Durante años las empresas y las organizaciones no gubernamentales (ONG) han debatido sin escucharse las unas a las otras, incapaces de ponerse de acuerdo sobre si los trabajadores y trabajadoras de las plantaciones de té reciben un salario digno. Para intentar obtener una visión más clara de su situación, un grupo de organizaciones –entre ellas Oxfam, Ethical Tea Partnership, <strong><a href="http://www.idhsustainabletrade.com/" rel="nofollow">Sustainable Trade Initiative (IDH)</a></strong>, <strong><a href="http://www.unilever.com/" target="_blank" rel="nofollow">Unilever</a></strong> y los organismos de certificación <strong><a href="http://www.rainforest-alliance.org.uk/" target="_blank" rel="nofollow">Rainforest Alliance</a></strong>, <strong><a href="http://www.fairtrade.net/" target="_blank" rel="nofollow">Fairtrade International</a></strong> y <strong><a href="https://www.utzcertified.org/" target="_blank" rel="nofollow">UTZ Certified</a></strong>– han realizado un estudio independiente sobre los salarios y retribuciones de los trabajadores y trabajadoras de las plantaciones de té de Malawi, Indonesia y Assam (India). <p><strong>Las conclusiones extraídas del estudio ofrecen una visión incómoda para todos</strong>. El informe concluye que, a pesar de que los salarios se ajustan al mínimo legal establecido, el valor combinado de las retribuciones y prestaciones que reciben los recolectores de té en Malawi coincide con la media salarial del país pero apenas supera la mitad del “umbral de pobreza” fijado por el <strong><a href="http://www.bancomundial.org/" target="_blank" rel="nofollow">Banco Mundial</a></strong> en 2 dólares por persona y día. En Assam (India), el salario de las personas que recolectan té es algo superior al valor fijado por el Banco Mundial pero está por debajo de la media del país. En Java Occidental (Indonesia), los salarios de los recolectores de té están muy por encima del umbral de la pobreza pero suponen tan sólo un cuarto del salario medio indonesio. </p> <h3>Una injusticia</h3> <p><strong>En el análisis se han identificado una serie de factores muy enraizados y complejos que mantienen congelados los bajos salarios</strong>. Uno de los principales problemas detectados es que el salario, fijado para todo el sector en su conjunto (sin diferencias de una plantación a otra), se ajusta al mínimo legal pero, a menudo, es inferior al necesario para cubrir las necesidades básicas de las familias. Otro de los problemas identificados es la gran variación en la calidad y aceptación de las prestaciones en especie (como el cuidado infantil o la vivienda), así como el hecho de que la opinión de los trabajadores, especialmente de las mujeres –quienes conforman la mayor parte de la mano de obra–, apenas es tenida en cuenta durante las negociaciones del salario.  </p> <p>Además de denunciar el injusto salario que los recolectores y recolectoras de té reciben, el informe muestra claramente que <strong>ninguna organización puede resolver estos problemas por sí sola</strong>. <strong>Es necesario que toda la industria en su conjunto emprenda acciones.</strong></p> <h3>Una acción conjunta</h3> <p>Las buenas noticias son que, tras analizar los resultados obtenidos, todos los miembros de la coalición –incluidas las empresas de té– reconocen la gravedad del problema y se han comprometido a abordarlo. </p> <p>Así, la coalición trabaja ahora para sensibilizar a la industria e involucrar a otros actores, entre ellos gobiernos, sindicatos, minoristas y otras empresas, para hacer frente a esta cuestión. Además, por ejemplo en Malawi, se están comenzando a desarrollar una serie de proyectos en el ámbito nacional para combatir los bajos salarios así como otras cuestiones más amplias relacionadas con la pobreza que afecta a las comunidades productoras de té y promover el cambio en todo el mundo.  </p> <h3>De los recolectores de té a los consumidores</h3> <p><strong>Los organismos de certificación también se han comprometido a mejorar sus procesos</strong> para evaluar los salarios de los trabajadores y trabajadoras y que, así, las plantaciones incrementen sus retribuciones hasta alcanzar un salario digno. </p> <p><strong>Es un gran comienzo pero los esfuerzos no pueden terminar aquí.</strong> También se deben abordar otros factores, fuera del alcance de este estudio, si se quiere lograr que los trabajadores reciban un salario digno,  por ejemplo, el precio que los minoristas, las empresas de té y, en última instancia, los consumidores pagan por el té y cómo este se repercute a lo largo de la cadena de suministro.   </p> <p>Este no es un problema que se pueda solucionar de la noche a la mañana.  Pero, tras 15 años trabajando en estas cuestiones, es nuestra mejor opción si queremos lograr marcar una diferencia en las vidas de los cientos de miles de personas que recolectan té. Espero que dentro de dos o tres años las mujeres que trabajan en las plantaciones de té de todo el mundo puedan apreciar un cambio real. </p> <p><em>Photos: Abbie Trayler-Smith</em></p> <h3>Más información</h3> <p><strong>Lee el informe: <a href="http://www.oxfam.org/es/crece/policy/comprender-salarios-industria-te" rel="nofollow">Comprender los salarios en la industria del té.</a></strong></p> <p><strong>Conoce nuestra campaña <a href="http://www.behindthebrands.org/es" target="_blank" rel="nofollow">Tras la Marca</a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Té con sabor amargo. La lucha por un salario digno para los recolectores y recolectoras.</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-05-02-behind-world-favorite-brew-living-wage-tea-pickers" title="Behind the world’s favorite brew: a living wage for tea pickers" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-05-03-salaire-decent-cueilleur-the-boisson-plus-consommee-monde" title="Un salaire décent pour les cueilleurs de thé, boisson la plus consommée au monde" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Thu, 02 May 2013 15:23:36 +0000 Rachel Wilshaw 10306 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-05-02-detras-infusion-favorita-del-mundo-un-salario-digno-para-los-recolectores-de-te#comments Un panorama desigual: políticas sobre los derechos de los trabajadores http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-05-01-panorama-desigual-politicas-derechos-trabajadores-tras-marca <div class="field field-name-body"><p><strong>Para muchas personas de todo el mundo hoy es el <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_de_los_Trabajadores" target="_blank" title="Día Internacional de los Trabajadores - Wikipedia" rel="nofollow">Día Internacional del Trabajador</a>, una oportunidad para celebrar el papel de los trabajadores y los obreros en nuestra sociedad. Por ello, pensamos que era un buen momento para observar más atentamente la puntuación que han obtenido "las 10 grandes" empresas de alimentación y bebidas por sus políticas sobre los derechos de los trabajadores en nuestra <a href="http://www.behindthebrands.org/es/scorecard" target="_blank" title="Calificaciones - Tras la marca" rel="nofollow">tabla de puntuación de empresas de Tras la marca</a>. Tal y como dice Irit Tamir, experto de Oxfam América en el sector privado, “el panorama es variado”.</strong></p> <p>Algunas de las mejores puntuaciones se obtuvieron en el ámbito de <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/issues/workers" target="_blank" title="Trabajadores - Tras la marca" rel="nofollow">los derechos de los trabajadores</a></strong>.  No obstante, la mala noticia es que dichas puntuaciones aún no se encuentran en la zona verde que corresponde a “bien”. Sinceramente, no existe ninguna buena razón para que fuese así.  Después de todo, y a diferencia de otros temas evaluados en la tabla de puntuación, los problemas a los que se enfrentan los trabajadores  en estas empresas empezaron hace mucho tiempo.  No hay más que recordar <strong><a href="http://www.gutenberg.org/ebooks/140" target="_blank" title="The Jungle by Upton Sinclair - Gutenberg.org" rel="nofollow">La Jungla</a></strong>, de <strong><a href="http://franciscocasoledo.blogspot.ch/2012/05/la-jungla-de-upton-sinclair-un-clasico.html" target="_blank" title="&quot;La jungla&quot;, de Upton Sinclair. Un clásico incómodo." rel="nofollow">Upton Sinclair</a></strong>, que destacaba la difícil situación de los trabajadores del sector cárnico a principios del siglo XX. Y sin embargo, las empresas no están actuando tan bien como debieran.</p> <p>Desde una perspectiva metodológica, los indicadores para los "<strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/issues/workers" target="_blank" title="Trabajadores - Tras la marca" rel="nofollow">derechos de los trabajadores</a></strong>" eran mucho más fáciles de desarrollar que en algunos de los otros <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/issues" target="_blank" title="Temas - Tras la marca" rel="nofollow">ámbitos analizados en Tras la marca</a></strong>, ya que dichos indicadores se basan en los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo y las normas básicas de los derechos humanos, que se aceptaron hace bastante tiempo.</p> <p>Si bien es posible que las empresas con la puntuación más alta (6 puntos, <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/brands/coca-cola/coca-cola" target="_blank" title="Coca-Cola - Tras la marca" rel="nofollow">Coca-Cola</a></strong>, <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/brands/nestle/kit-kat" target="_blank" title="Nestlé - Tras la marca" rel="nofollow">Nestlé</a></strong>, y <strong><a href="http://www.behindthebrands.org/es/brands/unilever/ben-and-jerrys" target="_blank" title="Unilever - Tras la marca" rel="nofollow">Unilever</a></strong>) ofrezcan mejores condiciones para sus propios empleados, no han extendido muchos de estos estándares a lo largo de su cadena de suministro.  Este elemento es fundamental, ya que la mano de obra suele ser el bien más preciado que poseen los pequeños productores y las personas sin tierras.</p> <p><strong>Los trabajadores agrícolas se encuentran entre las personas más pobres de las zonas rurales.</strong> Su trabajo es habitualmente temporal, los salarios son bajos, y las condiciones de trabajo pueden ser muy peligrosas.  Hay más mujeres que hombres trabajando en puestos agrícolas remunerados, pero, a pesar de su número, por lo general resultan invisibles para las empresas, los gobiernos y las instituciones internacionales. Sus organizaciones pueden ser frágiles y su acceso a la seguridad social y otras prestaciones es mínima.</p> <p><strong>Dado que el 75 por ciento de las personas más pobres del mundo vive en zonas rurales</strong>, las empresas de alimentación y bebidas pueden tener una notable repercusión en el nivel de vida de los trabajadores de toda su cadena de suministro. Pueden conseguirlo al garantizar el pago de salarios vitales y la reducción al mínimo del trabajo precario. Más importante aún, al respetar la representación de los trabajadores, los convenios colectivos, y los mecanismos de reclamación accesibles y confidenciales, las empresas de alimentación y bebidas garantizarían que todos aquellos que contribuyen a sus beneficios tengan voz en sus medios de vida y, por tanto, en su futuro. </p> <p><strong>Ayudemos a crear un futuro más positivo para los trabajadores del sector de la alimentación. <a href="http://www.behindthebrands.org/es/brands" target="_blank" title="Tras la marca - Selecciona una marca" rel="nofollow">Pide a las empresas que hay detrás de tus marcas favoritas que actúen mejor.</a></strong></p> <p><em>Este artículo se publicó inicialmente en el blog de <strong><a href="http://politicsofpoverty.oxfamamerica.org/2013/03/25/workers-behind-the-brands/" target="_blank" title=" We’ve Got Some Good News and Some Bad News" rel="nofollow">Oxfam América</a></strong> y ha sido traducido del inglés</em></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Un panorama desigual: políticas sobre los derechos de los trabajadores</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-05-01-workers-behind-brands-good-news-bad-news" title="Workers &#039;Behind the Brands&#039;: We’ve got some good news and some bad news" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-05-01-face-cachee-marques-bilan-mi-figue-mi-raisin-droits-travailleurs-agricoles" title="La face cachée des marques : bilan mi-figue mi-raisin sur les droits des travailleurs agricoles" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Wed, 01 May 2013 15:45:08 +0000 Irit Tamir 10302 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-05-01-panorama-desigual-politicas-derechos-trabajadores-tras-marca#comments Día 7: Los agricultores no vienen de Marte http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-12-18-dia-7-los-agricultores-no-vienen-de-marte <div class="field field-name-body"><p><strong>Si los agricultores pobres tuvieron más libertad de innovar y un acceso adecuado a las inversiones públicas y privadas, probablemente nos desilusionarían porque saldrian totalmente de la agricultura. Pero aunque sólo uno o dos de cada cinco se quedaran, ellos mejorarían el mundo, literalmente.</strong></p> <p>Por Julio A. Berdegué, presidente del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (<strong><a href="http://www.rimisp.org/inicio/index.php" target="_blank" rel="nofollow">RIMISP</a></strong>), Santiago, Chile</p> <p>Los agricultores que disponen de pocos recursos no son marcianos. Como tú y yo, las decisiones que toman se fundamentan en gran parte en su cultura, sus capacidades, y un conjunto de incentivos (positivos y negativos) a los que se enfrentan. La pregunta que me ha planteado Oxfam nos invita a reflexionar sobre un mundo en el que los agricultores han ampliado notablemente sus capacidades y los incentivos a los que se enfrentan se han redefinido de un modo beneficioso para ellos. </p> <p>Amartya Sen diría que esto es precisamente de lo que trata el desarrollo, conseguir "las libertades de las personas para conducir el tipo de vida que ellos valoran". </p> <p>¿Qué harían los agricultores de escasos recursos con esa libertad para innovar? Probablemente veríamos unos 500 millones de respuestas diferentes, una por cada pequeño productor en el mundo. Tenemos que reconocer que eso está bien, porque muy a menudo, los que vemos a los agricultores que viven en la pobreza desde la distancia solemos tener fuertes ideas preconcebidas sobre quiénes nos gustaría que fueran los agricultores de pocos recursos en un mundo mejor que hemos construido en nuestras mentes. </p> <h3><em>“¿Qué harían los agricultores de escasos recursos con esa libertad para innovar? Veríamos 500 millones respuestas diferentes, una por cada pequeño productor en el mundo.”</em></h3> <p>Si estos agricultores tuvieran más libertad para innovar, muy seguramente muchos de ellos nos decepcionarían, llevando vidas que les son valoradas y que probablemente difieren en gran medida de lo a que nosotros, observadores externos, nos gustaría que valorasen.</p> <p>Para empezar, muchos de ellos emigrarían a ciudades. Si realmente disfrutasen de una gran libertad, algunos incluso se marcharían a otros países. Sin embargo, si antes de que decidiesen trasladarse tuvieran un acceso adecuado a las inversiones del sector público y privado para apoyar sus innovaciones, en caso de que decidieran mudarse sería claramente porque valorarían esa opción, y no porque se vean expulsados de sus lugares natales debido a la pobreza, el hambre y la exclusión social. </p> <p>Otros se quedarían donde siempre han vivido, o en los alrededores, pero de manera gradual se irían dedicando a la agricultura solo a tiempo parcial, o eventualmente abandonarían la producción. Ellos, o sus hijos, se convertirían en comerciantes, propietarios de comercios, artesanos, cantantes profesionales...o médicos e ingenieros y, Dios no lo quiera, Másters en Administración de Empresas o políticos. Con esa diversidad, enriquecerían el tejido social, cultural y económico de sus pueblos, así como los de las localidades y pequeñas ciudades cercanas. Como resultado, habría sociedades rurales mejores y más ricas.</p> <p>Por último, algunos seguirían siendo agricultores. Creo que representarían una minoría de los 500 millones con los que empezamos. Y eso, también está bien. Si fueran caaces de desarrollar exitosamente sus ideas gracias al acceso a inversiones públicas y privadas, incluso si solo 100 o 200 millones siguiesen dedicándose a la agricultura, literalmente cambiarían el mundo para bien.</p> <h3><em>“Agricultores valorarían aquellas innovaciones que pusieran más efectivo en sus bolsillos.”</em></h3> <p>Reflexionemos sobre ello: como agricultores, ¿qué querrían conseguir mediante sus innovaciones? Probablemente querrían producir más, y hacerlo de manera que les permitiese convertirse en la opción predilecta de los compradores de sus productos y, en última instancia, de los consumidores. En mi opinión, valorarían aquellas innovaciones que pusieran más efectivo en sus bolsillos, permitiéndoles adquirir los bienes y servicios que forman parte del estilo de vida que valoran y los cuales no pueden producir por sí mismos o intercambiar con las personas de su entorno. </p> <p>Asimismo, es probable que quisiesen trabajar menos, o mejor dicho, disminuir el considerable esfuerzo físico que hoy en día asociamos a la vida de los agricultores que disponen de pocos recursos; eso les permitiría disfrutar de vidas más plenas y humanas.  Finalmente, creo que también les gustaría ser mucho menos dependientes de los responsables políticos que actualmente utilizan el control que ejercen sobre varios recursos con el fin de condicionar las opciones de los agricultores como ciudadanos. </p> <p>Estoy bastante seguro de que casi todos los agricultores querrían obtener estos cuatro resultados de sus innovaciones porque, después de todo, los agricultores no son marcianos. </p> <p>“Sí”, deberás estar preguntando, “¿y qué sobre los recursos naturales?” No estoy tan seguro de que la mayoría de los agricultores que disponen de pocos recursos eligirían utilizar menos agua, o menos pesticidas, o adoptar tecnologías de conservación del suelo, en las condiciones de libertad casi sin limitaciones que implica la pregunta “Y si….” de Oxfam. </p> <h3><em>“Si fuese necesario, ¿agricultores sacrificarían sus ingresos, su producción, o reducir el esfuerzo físico para evitar los efectos negativos en el medio ambiente?”  </em></h3> <p>Tengo la esperanza de que ésto fuera la elección de muchos, pero no estoy seguro. Verán, en diversas circunstancias, algunos de los cuatro resultados que creo que la mayoría de los agricultores querrían conseguir si tuvieran la oportunidad y que he enumerado en el párrafo anterior son contrarios a los principios de conservación de la naturaleza. Si fuese necesario, ¿[agricultores] sacrificarían sus ingresos, su producción, o poder reducir el esfuerzo físico que realizan para evitar los efectos negativos en el medio ambiente?  No estoy seguro de que todos lo harían.</p> <p>Entonces, ¿cómo podría la sociedad fomentar la conservación de los recursos de tal manera que se ajuste a las posibles preferencias de los agricultores? Volvemos al inicio de este ensayo: creo que las decisiones de los pequeños agricultores se fundamentan en gran parte en su cultura, sus capacidades, y el conjunto de incentivos (positivos y negativos) a los que se enfrentan. Esos son los tres posibles puntos de partida de las políticas y los programas que pretendan incentivar y apoyar unos medios de vida que permitan conservar los recursos. </p> <p>No obstante, me gustaría insistir en que los pequeños agricultores se ganan la vida mediante el uso de recursos naturales, y para que los utilicen de la manera más beneficiosa para la naturaleza, deben ser capaces de entender el beneficio de tales medidas; la simple coerción no funciona a largo plazo, partiendo de que los pequeños agricultores ya sufren coerción suficiente desde diversos frentes, por lo que lo último que necesitan es recibir todavía más.</p> <p>Un punto de partida fundamental es que la sociedad debería asegurar que los pequeños agricultores, como seres humanos que son, puedan ejercer de manera eficaz sus derechos más básicos, tales como el derecho a la alimentación y a llevar una vida sana, o los derechos de las mujeres de familias con pequeñas explotaciones agrícolas a tomar sus propias decisiones con conocimiento de causa y ponerlas en práctica. Esto solo puede tener como resultado una mejor relación entre las comunidades de pequeños agricultores y la naturaleza que les rodea, ya que la promoción de dichos derechos puede eliminar o disminuir muchos de los motivos por los que los pequeños agricultores utilizan los recursos naturales de manera insostenible.</p> <h3><em>“Los pequeños agricultores se merecen ser tratados como personas con derechos, pero también con deberes y obligaciones.”</em></h3> <p>En segundo lugar, la sociedad también puede mejorar la forma en que los pequeños agricultores utilizan los recursos naturales al poner a su disposición algunos bienes y servicios que muchos de nosotros damos por sentado pero de los que muchos agricultores carecen total o parcialmente: carreteras, mejor acceso a las ciudades, mercados más justos y transparentes, ejecución de las disposiciones legales y regulatorias en materia laboral (muchas familias de pequeños agricultores dependen en parte de trabajos asalariados, que en las zonas rurales suele realizarse en condiciones lamentables) y acceso al crédito, entre otras. Tales "bienes públicos" aumentan radicalmente el rango de opciones de que disponen los pequeños agricultores, y a menudo reducen el atractivo relativo de las actividades que deterioran el medio ambiente.</p> <p>Un "bien público" que es frecuentemente olvidado lo constituyen los derechos políticos. Los pequeños agricultores necesitan ser capaces de ejercer estos derechos para que puedan tener voz y voto a la hora de controlar el acceso y uso de los recursos naturales que les pertenecen por ley o por costumbre. Si las comunidades rurales no tienen voz en la elaboración y ejecución de las normas que determinan quién y cómo se utilizan esos recursos, el resultado final por lo general será su uso incorrecto por parte de aquellas personas que quizás no ostenten el derecho, pero sí el poder. </p> <p>Asimismo, la acción colectiva mediante organizaciones comunitarias, económicas o en pro de los recursos naturales es una herramienta especialmente poderosa, ya que es capaz de posibilitar el uso de recursos que están fuera del alcance de los pequeños agricultores individualmente o de aquellos que están aislados.</p> <p>El acceso a un abanico más amplio de formas de conocimiento y tecnologías que permiten la conservación de los recursos puede asimismo resultar bastante effectiva, siempre que dichas tecnologías también tengan sentido para los pequeños agricultores desde un punto de vista cultural y económico.</p> <p>Sin embargo, no creo que los anteriores tipos de iniciativas sean suficientes, puesto que los pequeños agricultores tienen un incentivo para utilizar los recursos de un modo que maximice sus intereses privados a corto plazo. Como tú y yo, los pequeños agricultores aman los pájaros y los árboles y los hermosos y caudalosos ríos, pero como bien sabemos, cuando se trata de seres humanos este amor no es suficiente para evitar la caza del ave, la tala del árbol, o el desvío del río si podemos obtener un beneficio y salirnos con la nuestra. </p> <p>De este modo llegamos a mi mensaje final. Las disposiciones legales y reglamentarias bien implementadas que limitan ciertas innovaciones o el uso que puede hacerse de los recursos son necesarias. Los pequeños agricultores se merecen ser considerados y tratados como personas con los mismos derechos, pero también con deberes y obligaciones. En el mundo hipotético de los "Y si..." de Oxfam, los pequeños agricultores son ciudadanos, simple y llanamente. Eso es desarrollo.</p> <p>Lee el ensayo:<strong> <a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/agricultores-no-vienen-marte-berdegue-dec2012.pdf">Los agricultores no vienen de Marte</a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Día 7: Los agricultores no vienen de Marte</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/12-12-10-jour-7-les-agriculteurs-ne-viennent-pas-de-mars" title="Jour 7: Les agriculteurs ne viennent pas de Mars" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> <li class="translation_en last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/12-12-18-day-7-farmers-do-not-come-mars" title="Day 7: Farmers do not come from Mars" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Mon, 17 Dec 2012 23:00:01 +0000 Dr. Julio A. Berdegué 10160 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-12-18-dia-7-los-agricultores-no-vienen-de-marte#comments Día 10: La recivilización de los hombres por las mujeres http://l.blogs.oxfam/es/blogs/la-recivilizacion-de-los-hombres <div class="field field-name-body"><p><strong><em>La transición agraria hacia una forma de agricultura capitalizada de gran densidad de insumos está profundamente ligada a las cuestiones de género. La seguridad alimentaria depende de que se luche contra la discriminación de las mujeres, pero solo será viable si se combina con una redefinición de las responsabilidades en los hogares.</em></strong></p> <p>Por <a href="http://blogs.oxfam.org/es/user/profile/olivier-de-schutter"><strong>Olivier De Schutter</strong></a>, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación</p> <p>La transición agraria es un proceso complejo, caracterizado por un cambio acelerado hacia una forma de agricultura capitalizada de gran densidad de insumos, así como por la creciente importancia de las cadenas mundiales de valor y las exportaciones. A su vez, tiene como consecuencia un aumento de la concentración de las tierras, la migración masiva del campo a la ciudad y la despoblación de las zonas rurales.</p> <h3><em> "La transición agraria hacia una forma de agricultura capitalizada de gran densidad de insumos está profundamente ligada a las cuestiones de género.</em>"</h3> <p><strong>Esta transición está profundamente ligada a las cuestiones de género</strong>. En primer lugar, la tendencia general ha sido que los hombres emigren primero, durante períodos más extensos y a destinos más alejados. Aunque hay excepciones a esta pauta: En Sri Lanka y Filipinas, por ejemplo, las mujeres migrantes representaban respectivamente tres cuartos y más de la mitad de los emigrantes de los últimos años, a menudo para convertirse en empleadas domésticas o trabajadoras sexuales, o para trabajar en la industria textil en un mercado laboral muy segmentado. Sin embargo, por lo general es más probable que sea el hombre, antes que la mujer, el que abandone el trabajo agrícola de su hogar y busque ingresos en otros sectores, en parte por las normas sociales relacionadas con los roles de cada sexo, y en parte debido a que, por lo general, los hombres tienen un nivel superior de educación que les permite buscar empleo al margen de la agricultura. </p> <h3>"<em>Puede resultar complicado para las mujeres conciliar su función como pequeñas productoras con sus responsabilidades en la economía “asistencial."</em></h3> <p>Por lo tanto, son las mujeres las que permanecen para asumir toda la carga de la producción agrícola. Es posible que para ello reciban apoyo mediante el recibo de remesas, que pueden servir para comprar insumos o contratar mano de obra para el desempeño de tareas más arduas, como la preparación de la tierra, que no suele considerarse una tarea adecuada para las mujeres: parece que esto es bastante común en el Sudeste asiático, donde la productividad de la tierra se ha mantenido en parte gracias a dichas remesas.</p> <p>Pero las mujeres rara vez disfrutan de protección legal o derechos de propiedad de bienes, y tienen que enfrentarse a las normas sociales y culturales que obstaculizan su capacidad para mejorar la productividad. Además, puede que les resulte complicado conciliar su función como pequeñas productoras con sus responsabilidades en la economía “asistencial”, un obstáculo al que los agricultores masculinos no tienen que enfrentarse. Estas responsabilidades reducen la movilidad de las mujeres, lo que afecta a su capacidad para comercializar sus productos, y deriva en pobreza de tiempo para las mujeres y una escasez de la mano de obra en el campo.</p> <p>En este contexto, se han expresado preocupaciones sobre la repercusión que puede tener la feminización de la agricultura en la seguridad alimentaria local, si, debido a los obstáculos a los que se enfrentan, las mujeres son menos productivas que los hombres. En 2010, <a href="http://www.fao.org/index_es.htm" rel="nofollow"><strong>la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura</strong></a> (FAO) presentó <a href="http://www.fao.org/docrep/013/i2050s/i2082s00.pdf" rel="nofollow"><strong>su famosa conclusión</strong></a> al respecto: "Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos productivos que los hombres, podrían incrementar el rendimiento de sus explotaciones en un 20-30 por ciento. De este modo, la producción agrícola total en los países en desarrollo podría aumentar en un 2,5-4 por ciento. Un aumento de la producción de este calibre permitiría reducir el número de personas hambrientas en el mundo entre un 12 y un 17 por ciento." </p> <h3><em>"La seguridad alimentaria depende, hoy más que nunca, de que se luche contra la discriminación que sufren las mujeres.</em>"</h3> <p>Sean o no ciertos estos cálculos, la realidad es que la seguridad alimentaria depende, hoy más que nunca, de que se luche contra la discriminación que sufren las mujeres, con el fin de que éstas, y los hogares agrícolas que encabezan, puedan producir alimentos en mejores condiciones.</p> <p>La implicación de las cuestiones de género en transición agraria no se queda ahí. Una proporción creciente de mujeres ha aceptado trabajos asalariados en latifundios, en muchos casos reemplazando a los hombres que se marchan para trabajar en otros sectores ajenos a la agricultura. El crecimiento de la proporción de las mujeres que trabajan como empleadas asalariadas agrícolas tiene lugar en un momento en que las exportaciones agrícolas no tradicionales están aumentando, en particular los productos hortícolas. Están creándose nuevos puestos de trabajo para cortar flores y para cultivar y empaquetar verduras: estos se consideran productos de alto valor añadido, porque requieren una manipulación especial o algún tipo de procesamiento, lo que añade su valor más allá de la explotación agrícola.</p> <p>Para los empresarios, contratar a mujeres para este tipo de producción que precisa de una mano de obra relativamente intensiva conlleva diversas ventajas. Se considera que las mujeres son más dóciles y más fidedignas que los hombres. La naturaleza de las tareas de los sectores de exportación emergentes –frutas y verduras en particular– son por lo general menos exigentes a nivel físico y no es necesario utilizar maquinaría pesada, y por tanto se consideran adecuadas para las mujeres. Los salarios de las mujeres suelen ser más bajos que los de los hombres, algo que los empresarios siempre justifican con la argumentación de que, habitualmente, las mujeres nos son las principales contribuyentes de ingresos para sus familias; por el mismo motivo, se percibe a las mujeres como mano de obra altamente flexible, que puede contratarse a la semana o por temporadas.</p> <p>En este punto se da lo que podría llamarse "segmentación interna" en la mayor parte de la agricultura de alto valor. En estas explotaciones, un segmento relativamente estable y cualificado de la mano de obra coexiste con otro segmento, formado por trabajadores sin formación, a los que normalmente solo se contrata en ciertos periodos del año, y que suelen ser trabajadores ocasionales, sin un contrato de trabajo formal.</p> <h3><em>"Este trabajo no se remunera ni se reconoce, y resulta casi invisible, y todo, porque son las mujeres quienes lo realizan."</em></h3> <p>La presión para mantener un sistema tan dualizado, incluso aunque los avances tecnológicos hayan conseguido que la producción dependa menos de la estacionalidad, puede explicarse como consecuencia de la globalización y la necesidad de "racionalizar" (o lo que es lo mismo, hacer más rentable) la gestión de la mano de obra. Esto también explica por qué se clasifica a la parte "marginal" del personal como estacional o temporal, incluso cuando puede que de hecho sean permanentes. Habitualmente, las mujeres tienen una representación desproporcionada en este segmento "marginal", y no en el segmento "central" de trabajadores fijos.</p> <p>Los derechos de las mujeres deben ocupar un lugar central de la transición agraria si se pretende conciliar con el desarrollo y la reducción de la pobreza rurales. Como pequeñas productoras independientes en explotaciones familiares, es necesario que se les reconozca el acceso a la tierra y a otros insumos productivos. Deben contar con el apoyo de servicios de extensión que proporcionen asesoramiento teniendo en cuenta las cuestiones de género, y con un personal que represente mejor a las mujeres. Asimismo, es preciso alentar a las mujeres a que se organicen en cooperativas que les permitan no solo producir mejor al alcanzar determinadas economías de escala, sino también tener acceso a mecanismos de seguros y servicios financieros colectivos, así como a tener una voz política.</p> <p>Como empleadas asalariadas, las mujeres que trabajan en las explotaciones agrícolas deben estar protegidas de las diversas formas de discriminación a las que actualmente se ven sometidas. Dicha discriminación adopta varias formas, entre las que destacan la mayor representación de las mujeres como trabajadoras temporales o sin contrato formal; no proporcionarles el equipo protector contra los plaguicidas; la negativa de los empresarios a contratar a mujeres embarazadas, por lo que en ocasiones las trabajadoras en estado esconden su embarazo con el fin de no perder su fuente de ingresos, y la exposición de las mujeres a la violencia doméstica al no poder abandonar la plantación.</p> <p>El establecimiento de los salarios por obra (por volumen o superficie) suele desfavorecer a las mujeres, ya que el sueldo se calcula según los estándares de productividad masculina. Una consecuencia de este sistema es que promueve que las mujeres lleven a sus hijos al trabajo en calidad de "ayudantes", a fin de realizar la tarea más rápido; este es uno de los motivos por el que tantos niños trabajan en la agricultura.</p> <h3><em>"</em><em>Este trabajo no se remunera ni se reconoce, y resulta casi invisible, y todo, porque son las mujeres quienes lo realizan.</em><em>"</em></h3> <p>Sin embargo, la feminización de la agricultura plantea preguntas que sobrepasan las formas discretas de discriminación a las que están sometidas y de las que los derechos humanos deben protegerlas. La pregunta principal es cómo el cada vez mayor papel de la mujer en la agricultura debería conciliarse con su papel en la economía asistencial (el cuidado y la educación de los hijos, o el cuidado de las personas mayores o enfermas), así como con las tareas del hogar, de las que siguen siendo las principales responsables en todas las regiones; la compra y preparación de los alimentos, la colada o la recogida de leña o agua.</p> <p>Este trabajo no solo es esencial para la salud y la nutrición de los miembros de la familia, sino también para el mantenimiento del personal agrícola. Aún así, este trabajo no se remunera ni se reconoce, y resulta casi invisible, y todo, porque son las mujeres quienes lo realizan.</p> <p>Es importante invertir en servicios e infraestructuras que reduzcan la carga que esto representa para las mujeres, por ejemplo, con servicios de guardería en las zonas rurales o con tuberías que permitan llevar agua de las fuentes de abastecimiento directamente a las aldeas. Al reflexionar sobre cómo podemos fomentar el desarrollo rural, debemos reconocer la importancia de esta economía “asistencial” como adyuvante esencial para la economía de mercado. Por ejemplo, debemos adaptar la manera en que los agentes de extensión proporcionan asesoramiento, o la organización del empleo en las explotaciones agrícolas para que encajen con las responsabilidades que las mujeres asumen en los hogares.</p> <h3>  <em>"</em><em>La recivilización de los hombres por las mujeres es indispensable."</em></h3> <p>No obstante, la reducción de las tareas domésticas y su reconocimiento no será suficiente. Asimismo debemos redistribuir los papeles dentro de los hogares: es necesario velar por que los hombres, también, contribuyan como les corresponde a la economía “asistencial”, y por que la división de los roles de género se desestabilice y transforme. La feminización de la agricultura solo debería ser viable si se combina con una redefinición tal de las responsabilidades. En lugar de dejar que los hombres sigan centrándose exclusivamente en las actividades que generan ingresos y que todas las tareas sin remunerar, también esenciales para el mercado, recaigan sobre las mujeres, es preciso que reequilibremos las contribuciones respectivas de ambos. La recivilización de los hombres por las mujeres es, por lo tanto, indispensable.</p> <p>Lee el ensayo: <a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/Olivier-De-Schutter_Discusión-virtual-de-Oxfam.pdf"><strong>La recivilización de los hombres por las mujeres</strong></a></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Día 10: La recivilización de los hombres por las mujeres</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/recivilization-of-men-by-women" title="Day 10: The Recivilization of Men by Women" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/la-recivilisation-des-hommes" title="Jour 10: La recivilisation des hommes par les femmes" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Fri, 30 Nov 2012 00:00:01 +0000 Olivier De Schutter 10091 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/la-recivilizacion-de-los-hombres#comments Día 4: Las trabajadoras agrícolas mueren por falta de seguridad alimentaria http://l.blogs.oxfam/es/blogs/las-trabajadoras-agricolas-mueren-por-falta-de-seguridad-alimentaria <div class="field field-name-body"><p><em><strong>Una de las peores perversidades de nuestro tiempo es que los productores de alimentos y sus hijos suelan acostarse con hambre. Urge reformar la agricultura comercial para que las mujeres trabajadoras que cultivan y empaquetan los alimentos tengan suficiente para comer.</strong></em></p> <p>Por <a href="http://blogs.oxfam.org/es/user/profile/fatima-shabodien"><strong>Fatima Shabodien</strong></a>, exdirectora de la ONG Women on Farms</p> <p>En noviembre de 2011, Sudáfrica, país de ingresos medios del que provengo, quedó <strong>escandalizado por la noticia que cuatro niños de una misma familia habían muerto de inanición y deshidratación</strong> en una veld (altimeseta). Los niños de la familia Mmupele, de edades comprendidas entre los dos y los nueve años, murieron tras seguir a su madre, que trabaja en la agricultura, cuando iba en busca de alimentos. Todos nos preguntamos, ¿cómo es posible que, en una región fértil conocida como el centro del triángulo del maíz de Sudáfrica, las personas que cultivan los alimentos básicos de nuestra tierra puedan haber sucumbido a un destino tan trágico característico de la Edad Oscura?</p> <p>La inseguridad alimentaria está generalizada y el hambre es una realidad para las personas que actualmente viven y trabajan en las plantaciones comerciales agrícolas de Sudáfrica. Una de las peores perversidades de nuestro tiempo es que los productores de alimentos y sus hijos suelan acostarse con hambre. El retraso en el crecimiento como consecuencia de la malnutrición está particularmente acentuado entre los hijos de los trabajadores agrícolas.</p> <h3><em>"La inseguridad alimentaria está generalizada y el hambre es una realidad para las personas que viven y trabajan en las plantaciones comerciales agrícolas de Sudáfrica."</em></h3> <p>Las mujeres son especialmente vulnerables dentro de este sistema, ya que su acceso a la vivienda y al empleo siguen dependiendo casi plenamente de si mantienen una relación con un hombre. En un contexto en que la dependencia del alcohol y la violencia de género forman un potente cóctel, esta dependencia tiene literalmente consecuencias de vida o muerte para las mujeres y sus hijos.</p> <p>A pesar de que Sudáfrica cuenta con una Constitución y una Carta de Derechos de primera clase que prohíben claramente la discriminación por sexo, existe un sistema altamente institucionalizado de asignación de puestos de trabajo en el sector de la agricultura comercial en el país. De hecho, los puestos fijos de trabajo con mejores sueldos están reservados para los hombres (según la construcción social patriarcal en que los hombres son los cabeza de familia), mientras que los puestos de las mujeres se limitan fundamentalmente a trabajos temporales, inseguros, mal remunerados y a menudo más peligrosos. Esta discriminación provoca que las mujeres renuncien a las comidas cuando los alimentos escasean, pues todos los medios de subsistencia dependen de que haya un hombre como sostén económico de la familia. </p> <p>Sudáfrica es uno de los países más urbanizados del continente africano y se calcula que aproximadamente el 62 por ciento de la población vive en ciudades. La agricultura comercial está sometida a una feroz presión para alimentar a la población en constante aumento de las ciudades y llegar a los mercados de exportación europeos.  Los agricultores comerciales, afectados por la espiral de precios de los alimentos, han intentado ahorrar incesantemente en los costes de mano de obra mediante la eventualidad, la feminización y la externalización de los contratos a intermediarios (en gran parte para eludir las leyes laborales). Estas tendencias han tenido consecuencias devastadoras para las trabajadoras del sector agrícola. Las estrategias de reducción de costes adoptadas por los propietarios de tierras han reducido a la mitad la mano de obra agrícola oficial del país durante los 17 años posteriores al apartheid, pasando de 1,4 millones a 700.000 trabajadores. El grupo compuesto por las trabajadoras agrícolas temporales y estacionales sufre las consecuencias al generalizarse la inseguridad alimentaria.</p> <h3><em>"La liberalización y la vulnerabilidad ante las exigencias de los mercados globales han sumido a los pobres, y a las mujeres en particular, en una mayor inseguridad alimentaria.</em></h3> <p>El salario mínimo legal actual se sitúa muy por debajo de lo que una familia necesita para poder mantenerse, (gastando más del 80 por ciento de los ingresos en alimentación), y resulta irónico que las familias de los trabajadores agrícolas no tengan acceso a la tierra para poder cultivar sus propios alimentos. La falta de acceso a la tierra, altamente extendida, es en parte un legado del apartheid, pero se ha visto agravada por una errónea reforma agraria centrada en el establecimiento de una clase de agricultores comerciales negros, algo que ha fracasado estrepitosamente. El Estado sudafricano ha reconocido finalmente que, de ahora en adelante, la seguridad alimentaria debería ser un objetivo clave de la redistribución de la tierra, si bien no hay muchas pruebas que se vaya a realizar un cambio que sitúe a las mujeres en el núcleo de dicha estrategia.</p> <p>A su vez, el coste de los alimentos en las localidades rurales es notablemente más alto que en los centros urbanos, un problema agravado por el hecho de que, a falta de un sistema de transporte público, los trabajadores dependen de los comercios agrícolas locales (cuyos dueños son los propietarios de las tierras) donde pueden adquirir alimentos a crédito pero a un precio que supera de media en un 30 por ciento el de otros minoristas rurales. Con esta práctica tan extendida, los trabajadores suelen verse atrapados en una servidumbre por deudas, ya que su deuda pendiente se deduce automáticamente de su salario semanal.</p> <p>Parece probable que el sector agrícola comercial de Sudáfrica siga vigente, al menos en un futuro próximo, y que las mujeres continúen trabajando cada vez más como mano de obra agrícola. Por ello, urge reformar la agricultura comercial con el fin de garantizar la seguridad alimentaria de las mujeres trabajadoras que cultivan y empaquetan los alimentos de estas explotaciones. Esta reforma es doblemente necesaria si tenemos en cuenta la creciente expansión de los acaparamientos de tierra en el continente africano, tras los cuales se ensancha el modelo de producción agrícola extensiva que se está convirtiendo en la norma.</p> <h3><em>"Urge reformar la agricultura comercial con el fin de garantizar la seguridad alimentaria de las mujeres trabajadoras.</em></h3> <p>Durante su <a href="http://www.srfood.org/images/stories/pdf/officialreports/20120306_southafrica_es.pdf" rel="nofollow"><strong>misión de 2011 en Sudáfrica</strong></a>, el <a href="http://www.srfood.org/index.php/es" rel="nofollow"><strong>Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación</strong></a> concluyó que aunque la falta de ingresos fuese muy pronunciada en la provincia de Limpopo, el nivel de hambre infantil era muy bajo. Esto lo atribuyó al alto número de mujeres que trabajaban en su propia producción agrícola gracias al acceso a la tierra del que disfrutaban. En el contexto de la carga generalizada de enfermedades que recae sobre las mujeres rurales, una intervención así puede (y en algunos casos así ha sido) marcar la diferencia entre la vida y la muerte. El acceso de las mujeres a la tierra y otros recursos productivos es, por tanto, un elemento fundamental para la seguridad alimentaria.</p> <p>La reforma de la agricultura comercial debería incluir un salario digno (no simplemente un salario mínimo) establecido por ley y que incluya el derecho a percibir un paquete de prestaciones no salariales. Debería garantizarse el acceso a la tierra a los trabajadores y trabajadoras agrícolas, así como el control sobre la tierra y el agua necesarios para que produzcan sus propios alimentos. Los trabajadores y trabajadoras también deberían disfrutar de apoyo de extensión por parte del Estado y los grandes agricultores privados. Las instalaciones agrícolas comerciales ya disponen en abundancia de los elementos necesarios para apoyar la agricultura de subsistencia. Asimismo, los servicios especializados de apoyo deberían promover los métodos agroecológicos de producción de alimentos.</p> <p>La reforma agraria, a través de una estrategia concomitante, debería centrase en alcanzar la seguridad y la soberanía alimentarias. Para ello, sería preciso alejarse del sueño de reemplazar sin más a los hombres agricultores comerciales blancos por negros, y en su lugar replantearse básicamente un sistema agrícola que tenga otros objetivos aparte de la generación de beneficios a través de la exportación. A su vez, debería animarse a los trabajadores agrícolas y a los pequeños agricultores a formar cooperativas de consumidores, productores y de mercado.</p> <p>Actualmente hay un debate público muy activo sobre la noción de un Estado desarrollista en nuestro país. Esto plantea preguntas importantes como la función que ha de desempeñar el Estado en un mercado abierto. Existen numerosas pruebas que la liberalización y la vulnerabilidad ante las exigencias de los mercados globales han sumido a los pobres, y a las mujeres en particular, en una situación de mayor inseguridad alimentaria. Por consiguiente, el objetivo de lograr seguridad alimentaria requiere la intervención activa de un Estado que se posicione no solo como un mero regulador neutral, sino como un protector activo de los intereses de las personas pobres. A pesar de toda la retórica oficial, hasta la fecha no hemos visto que esto suceda en nuestro país.</p> <p>A la hora de reclamar reformas del sector agrícola comercial, es importante tener en cuenta que la tierra y todos los recursos naturales forman, en última instancia, la base del poder social y político, y que un cambio radical hacia un modelo sostenible (como un programa de reforma agraria centrado en las mujeres) no tendrá lugar si no se impugna dicho poder. Una intervención conjunta de movimientos de mujeres resultará esencial para cambiar el panorama agrícola de Sudáfrica. Es fundamental que las mujeres rurales se movilicen a fin de promover sus propios intereses. Aunque las ONG desempeñan una importante función de apoyo, el éxito a largo plazo dependerá de la movilización colectiva y el liderazgo de las propias mujeres rurales. </p> <h3><em>"La tierra y los recursos naturales forman la base del poder social y político. Un cambio radical hacia un modelo sostenible no tendrá lugar si no se impugna dicho poder</em></h3> <p>Solo cuando hayamos incorporado estos principios básicos podremos empezar a soñar con una seguridad alimentaria para las trabajadoras agrícolas y con que tragedias como la de la familia Mmupele no se repitan. Garantizar el derecho a la alimentación de las mujeres puede constituir un vehículo estratégico para garantizar todos los derechos de las mujeres en general, a la vez que supone un paso importante en la lucha contra la cultura patriarcal. </p> <p>Lee el ensayo:<strong> <a href="//blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/Fatima%20Shabodien-Discusion-virtual-de-Oxfam.pdf" rel="nofollow">Las trabajadoras agrícolas mueren por falta de seguridad alimentaria</a></strong><a href="//blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/Fatima%20Shabodien-Discusion-virtual-de-Oxfam.pdf" rel="nofollow"> </a></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Día 4: Las trabajadoras agrícolas mueren por falta de seguridad alimentaria </h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/women-farm-workers-dying-food" title="Day 4: Women Farm Workers Dying for Food" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/l%E2%80%99insecurite-alimentaire-les-ouvrieres-agricoles-en-meurent" title="Jour 4: L’insécurité alimentaire : Les ouvrières agricoles en meurent" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Thu, 22 Nov 2012 00:00:01 +0000 Fatima Shabodien 10062 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/las-trabajadoras-agricolas-mueren-por-falta-de-seguridad-alimentaria#comments