Oxfam International Blogs - campo http://l.blogs.oxfam/es/tags/campo es Sacar partido al sol abrasador en Zaatari http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-08-12-sacar-partido-al-sol-abrasador-en-zaatari <div class="field field-name-body"><h3>Gracias a la luz solar, las personas sirias refugiadas en el campo jordano de Zaatari duermen más seguras por la noche.</h3> <p>Observa detenidamente la imagen superior. ¿Notas algo diferente en las farolas? Las luces que se ven en el fondo de la fotografía (tomada en el campo de Zaatari a principios de este mes) son farolas que funcionan gracias a la luz solar que Oxfam ha instalado para contribuir a mejorar la seguridad de los residentes en el campo.</p> <p>Los ingenieros de Oxfam han instalado farolas en el exterior de las instalaciones de saneamiento (que incluyen duchas, baños y zonas de lavandería para quienes viven en el campo) que utilizan una fuente de energía alternativa y contribuyen a hacer que sea más seguro para las familias usar estas instalaciones por la noche.</p> <p>"Gracias a los paneles solares podemos iluminar la parte exterior e interior de los baños", señala Karl Schembri, miembro de Oxfam que visitó el campo en julio y tomó estas imágenes. "Funcionan íntegramente con energía solar y no necesitan estar conectadas a la corriente eléctrica".</p> <p>"Los ingenieros de Oxfam deben dejar el campo todos los días a una determinada hora y hace poco tuve el privilegio de quedarme a pasar la noche.  Pude ver las luces encenderse e iluminar calles enteras para que las personas pudieran ir al baño con total seguridad. Cuando les enseñé mis fotografías a los ingenieros, fue la primera vez que pudieron ver su efecto por la noche. Se sintieron orgullosos y felices".</p> <p></p> <p></p> <p>Estas farolas que funcionan con energía solar sólo son una pequeña parte del esfuerzo de Oxfam para ayudar a las familias desplazadas por el conflicto sirio. <strong>El campo de Zaatari, el mayor campo de refugiados de Jordania, da cobijo a más de 100.000 personas refugiadas, muchas de ellas niños y niñas.</strong> Los ingenieros de Oxfam han construido letrinas de emergencia para 20.000 residentes del campo, así como instalaciones de saneamiento que dan servicio a 8.000 personas.</p> <p>Mientras más y más personas continúan llegando cada día a Zaatari, Oxfam trabaja en Jordania, Líbano y Siria para proporcionar asistencia humanitaria a 650.000 personas a pesar de la grave falta de financiación. Tu donativo puede ayudar a estas familias a tener acceso a agua salubre, letrinas, refugio y suministros básicos. </p> <p>Por favor, <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencia-siria" rel="nofollow">haz un donativo</a></strong> al fondo para la crisis en Siria  y ayúdanos a cubrir las necesidades más básicas de esta emergencia cada vez de mayor embergadura.<strong></strong></p> <p></p> <p><strong>¡ Firma ahora !</strong> Ayúdanos firmando esta <strong><a href="http://www.change.org/es/peticiones/no-fall%C3%A9is-a-siria" target="_blank" rel="nofollow">petición para que se celebren las negociaciones de paz</a></strong>.  </p> <p><em>Publicado originalmente por<strong><a href="http://firstperson.oxfamamerica.org/2013/07/31/how-solar-power-is-helping-refugees/" target="_blank" rel="nofollow"> Oxfam América</a></strong>.</em></p> <p><em>Fotos: Karl Schembri/Oxfam</em></p> <p></p> <h3>Contenido relacionado</h3> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-en-siria" rel="nofollow">Crisis en Siria</a></strong></p> <p>Haz un<strong> <a href="http://www.oxfam.org/es/emergencia-siria" rel="nofollow">donativo</a> </strong>para respuesta humanitaria de Oxfam a la crisis de Siria.</p> <p><em></em></p> <h3></h3> <p><strong></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Sacar partido al sol abrasador en Zaatari</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-08-08-how-solar-power-helping-syrian-refugees" title="How solar power is helping Syrian refugees" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-08-13-energie-solaire-en-aide-aux-refugies-syriens" title="L’énergie solaire en aide aux réfugiés syriens" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Mon, 12 Aug 2013 14:24:30 +0000 Anna Kramer 10396 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-08-12-sacar-partido-al-sol-abrasador-en-zaatari#comments Sudán del Sur, un largo camino por recorrer http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-07-11-segundo-aniversario-de-la-independencia-de-sudan-del-sur-un-largo-camino-por-recorrer <div class="field field-name-body"><p>El pasado martes celebramos el segundo aniversario del que todavía hoy es el país más joven del mundo, Sudán del Sur. El nuevo país llegó a la independencia el 9 de Julio de 2011, después de celebrar un referéndum en enero del mismo año que recibió un apoyo abrumador a la causa de la independencia por parte del 98,83% de los votantes.</p> <h3>Todo por hacer</h3> <p>El país se va construyendo día a día con los pocos recursos disponibles. Se heredó una situación de falta de infraestructuras histórica. Ni durante el periodo de colonización británica ni durante la dominación de Sudán del Norte se hicieron grandes inversiones en el territorio donde aún hoy todo está por hacer: escuelas, hospitales, carreteras, puentes, aeropuertos... todo.</p> <p>También las leyes están por hacer. La constitución tiene carácter transitorio mientras se trabaja en una versión definitiva y se utilizan los antiguos códigos legales de la época sudanesa- de influencia musulmana- mientras se desarrollan los nuevos códigos adaptados a la cultura del nuevo país.</p> <p>Sin embargo, dos años después de la independencia, la mayoría de la población sigue sin beneficiarse del estado propio y la paz no es todavía una realidad para todo el territorio. Se calcula que unos <strong>dos millones de personas no tienen suficientes alimentos</strong> para todo el año, de los cuales <strong>170.000 son refugiados</strong> procedentes de Sudán, <strong>160.000 desplazados por conflictos internos</strong> y el resto víctimas de una agricultura rudimentaria propia de la prehistoria. En la mayoría de los indicadores de pobreza Sudán del Sur se encuentra entre los peor calificados del mundo.</p> <h3>Relaciones inestables con el vecino del norte</h3> <p>Las relaciones entre Sudán y Sudán del Sur ha ido subiendo y bajando durante estos dos años. Aspectos muy relevantes para la convivencia de los dos países no quedaron convenientemente definidos en el momento de la independencia abriendo la puerta a numerosos conflictos. Es el caso de la definición precisa de las fronteras, el estatus de la región de Abiey (muy rica en petróleo y que debe celebrar su propio referendo para decidir si se queda en el Norte o en el Sur) y el precio por el transporte del petróleo de Sudán del Sur que atraviesa por oleoducto todo el Sudán para ser refinado y posteriormente exportado por el Mar Rojo.</p> <p>Fruto de uno de estos desencuentros Norte-Sur, Sudán del Sur decidió <strong>cortar completamente su producción de petróleo</strong>, que representaba en ese momento el 98% de los ingresos del país, en enero de 2012. El impacto fue devastador en Sudán del Sur, pero también perjudicaba enormemente al vecino del norte, desestabilizándolo políticamente y creándole grandes problemas económicos. El Sur ha resistido este año con drásticas medidas de reducción de presupuesto y mucho apoyo económico extranjero. La voluntad de la población de seguir construyendo este nuevo proyecto ha hecho que el país superara también este trance, algo que pocos pensaban fuera posible.</p> <p>El petróleo vuelve a fluir los de marzo de este año pero ahora es el norte el que amenaza con cortar el oleoducto el 7 de agosto si Sudán del Sur no retira el apoyo a milicias que operan en Sudán.</p> <h3>Servicios sociales básicos en extremo peligro</h3> <p>Pero más allá de esta épica de supervivencia y voluntad de ser, <strong>el nuevo Estado precisa de apoyo urgente de los donantes para continuar existiendo</strong> y mantener los servicios básicos que provee a sus habitantes, para poder pagar a los maestros y médicos que, muchos o pocos , ayudan en estos momentos en la población. </p> <p><strong><a href="http://www.state.gov/r/pa/prs/ps/2013/04/207623.htm" target="_blank" rel="nofollow">La conferencia internacional de donantes que tuvo lugar en Washington en abril </a></strong>aportó muy buenas noticias en este sentido. Se establecieron los protocolos para canalizar ayudas internacionales bilaterales por el apoyo a los servicios básicos, especialmente sanidad y educación, a través del Estado estableciendo los necesarios mecanismos de control.</p> <p>Desde Oxfam contribuimos en pequeña medida a la construcción de este país promoviendo la implantación de "modernas" técnicas agrícolas en áreas remotas, desarrollando grupos de agricultores, colaborando con grupos de mujeres para diversificar su producción y facilitando el acceso al agua de calidad a comunidades rurales para reducir el riesgo de enfermedades.</p> <p></p> <h3>Más información</h3> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-sudan-sudandelsur" target="_blank" rel="nofollow">Crisis en Sudán y Sudán del Sur</a></strong></p> <p><a href="http://www.oxfam.org/es/development/sud%C3%A1n-del-sur" target="_blank" rel="nofollow"><strong>El trabajo de Oxfam en Sudán del Sur</strong></a></p> <p><strong>Blog : </strong><strong><a href="http://blogs.elpais.com/3500-millones/2013/07/feliz-cumpleanos-sudan-del-sur.html" target="_blank" rel="nofollow">¿Feliz? cumpleaños, Sudán del Sur</a> </strong><em>(publicado en <strong><a href="http://blogs.elpais.com/3500-millones/" target="_blank" rel="nofollow">3.500 millones</a></strong>, El País)</em></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Sudán del Sur, un largo camino por recorrer</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-07-17-south-sudans-second-anniversary-long-way-go" title="South Sudan&#039;s Second Anniversary: A long way to go" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Thu, 11 Jul 2013 10:16:14 +0000 Ferran Puig 10375 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-07-11-segundo-aniversario-de-la-independencia-de-sudan-del-sur-un-largo-camino-por-recorrer#comments Vidas perdidas en Siria http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-06-18-vidas-perdidas-en-siria <div class="field field-name-body"><p><em><strong>Escrito por by Camilla Jelbart Mosse, gestora de campañas humanitarias de Oxfam</strong></em></p> Mientras los líderes del G8 se reúnen para debatir sobre Siria, las vidas de las personas atrapadas en el conflicto corren el máximo peligro. <p>“Mi familia y yo hemos perdido nuestra casa y a muchos seres queridos. Durante días y días no podíamos salir a comprar agua o pan ya que era peligroso, así que tuvimos que irnos de Siria. Solo queremos volver a casa.”</p> <p>Con las voces de los refugiados que conocí hace poco en Jordania todavía resonando en mis oídos, he venido a pedir a los líderes del G8 reunidos hoy en Irlanda del Norte que reaccionen ante la situación en Siria.</p> <p>La crisis en Siria ha saltado a lo más alto de la agenda del G8. <strong><a href="http://eleconomista.com.mx/internacional/2013/06/13/onu-eleva-93000-numero-muertos-siria" target="_blank" rel="nofollow">Cerca de 93.000 personas han perdido la vida</a></strong> a consecuencia del conflicto, y <strong>más de 8 millones de hombres, mujeres y niños necesitan ayuda</strong>, tanto dentro de Siria como en los países vecinos, donde viven como refugiados.</p> <p>Oxfam recibió a los líderes del G8 ayer con una representación de<strong><a href="http://www.flickr.com/photos/oxfam/sets/72157634176815486/" target="_blank" rel="nofollow"> lápidas y rosas blancas</a></strong> para homenajear a las personas que hasta ahora han perdido la vida en el conflicto.</p> <p>Ayer por la noche, cuando los líderes del G8 se sentaron a debatir sobre la crisis durante la cena, las vidas de las personas atrapadas en el conflicto corrían el máximo peligro.</p> <p>Necesitamos ver que los líderes trabajan para asegurar que la ayuda esencial para salvar vidas llega a las personas que más lo necesitan.  Los líderes del G8 deben utilizar su influencia colectiva para encontrar una solución política a la crisis -en vez de enviar más armas, lo que solo serviría para encrudecer aún más el conflicto-</p> Negociaciones de paz <p><a href="http://blogs.oxfam.org/sites/blogs.oxfam.org/files/sharegraphic-syria-draft04-ES.png"></a>El anuncio que Estados Unidos y Rusia efectuaron en mayo sobre las negociaciones de paz supuso un atisbo de esperanza en el panorama diplomático; sin embargo, hemos sido testigos de demoras y profundas divisiones en la comunidad internacional, ya que el debate público previo al G8 ha desviado la atención hacia las opciones militares, lo que podría implicar enormes riesgos para la población civil.</p> <p>Hablando con los medios de comunicación que se habían desplazado a Irlanda del Norte para cubrir esta cumbre, muchos periodistas se preguntaron: “¿cree que los líderes del G8 podrían superar sus diferencias y tomar medidas concretas?” La respuesta en el caso de Siria es clara –aunque complicada–: <strong>deben hacerlo</strong>.</p> <p>Necesitamos urgentemente que Putin y Obama muestren unidad y presenten un plan concreto acerca de cómo van a hacer realidad las negociaciones de paz de Ginebra, con el apoyo explícito de los otros líderes.</p> <p>Si no se toman medidas significativas, las consecuencias para la  inestabilidad regional y las personas atrapadas en la creciente crisis humanitaria podrían ser catastróficas.</p> Voces desde Siria <p>Viendo las noticias de estos últimos días, resulta evidente que las voces y las opiniones de la población siria han quedado soterradas bajo los vaivenes políticos entre los Estados.</p> <p><em>(El vídeo mostrado a continuación está solo disponible en inglés)</em></p> <p>Aunque los líderes del G8 no son quienes deben determinar el futuro de Siria –ni Oxfam tampoco-, sí deben hacer cuanto esté en su mano para impulsar un proceso sólido que, en última instancia, permita a las personas de a pie tomar decisiones democráticas.</p> <p>Por supuesto, queda un largo camino a recorrer, pero debería empezarse por llevar a cabo unas negociaciones inclusivas que garanticen la participación de todas las partes envueltas en el conflicto, así como de representantes no militares de la sociedad civil, incluyendo grupos de mujeres y refugiados.</p> <p>Mientras los líderes del G8 deciden qué vía diplomática tomar, solo me queda esperar que nos permitan encontrar una solución para que las personas refugiadas en Jordania y Líbano con las que Oxfam trabaja puedan volver finalmente a casa.</p> <h3>Más información</h3> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-en-siria" target="_blank" rel="nofollow">La respuesta humanitaria de Oxfam ante la Crisis en Siria</a></strong></p> <p><strong>Galería de fotos:<a href="http://www.oxfam.org/en/emergencies/syria-crisis/life-conflict-zone-photos" rel="nofollow"> </a><a href="http://oxf.am/USf" target="_blank" rel="nofollow">Viviendo el conflicto en Siria</a></strong><a href="http://oxf.am/USf" target="_blank" rel="nofollow"></a></p> <p>Oxfam Media Briefing, G8 2013: <a href="http://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/oxfam-g8-media-briefing-17jun2013.pdf" rel="nofollow">Shining the light on secrets that keep people poor </a><a href="http://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/oxfam-g8-media-briefing-17jun2013.pdf" rel="nofollow"></a><em>(solo disponible en inglés)</em><a href="http://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/oxfam-g8-media-briefing-17jun2013.pdf" rel="nofollow"></a></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Vidas perdidas en Siria</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/13-06-17-syria-lives-lost" title="Lives lost in Syria" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/13-06-18-nombreuses-vies-perdues-syrie" title="De nombreuses vies perdues en Syrie" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Tue, 18 Jun 2013 11:00:58 +0000 Keith Mc Manus 10351 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/13-06-18-vidas-perdidas-en-siria#comments Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (2) : “No quería partir, pero esta vez no hubo más opción” http://l.blogs.oxfam/es/blogs/dentro-de-un-campo-de-refugiados-en-burkina-faso-no-queria-partir <div class="field field-name-body"><p>El conflicto en el norte de Malí ha empujado a miles de personas a refugiarse en los países vecinos. Desde 21 al 23 de agosto Yaye Fatou Marone, responsable de la información y la comunicación para Oxfam en África Occidental, visitó varios campamentos de refugiados de Malí en Burkina Faso, para entender mejor su situación y para representar mejor sus intereses. Ella relata sus encuentros con mujeres, niños, niñas y hombres obligados a dejarlo todo  - casa, trabajo, escuela - en busca de un mínimo de seguridad. Segunda parte de una serie de tres artículos. </p> Aicha Walet Ibrahim, 10 años, delante de una letrina instalada por Oxfam en el campo de Damba. <p>Estamos en el segundo día de nuestra visita en Burkina Faso, en dirección al campo de refugiados de Damba, a una hora en coche de Djibo, al norte del país. El acceso es un poco complicado. Se trata de un camino sin asfaltar y ha llovido el día anterior. Hay muchos charcos y en algunas partes, la carretera está cortada por el agua, pero debemos pasar. Afortunadamente estamos con Tamboura, un responsable de AGED, el socio que trabaja con Oxfam en el campo de Damba. Él conoce el camino de memoria a fuerza de hacer el camino a diario y orienta al chofer durante todo el viaje.</p> <p>Llegamos à Damba tras una hora de viaje. Además de Oxfam y la Acnur, destaca la presencia de otras agencias humanitarias como Unicef, Plan, Hope e IEDA Relief, entre otras. Este campo atiende a más de 4.400 personas (<a href="http://data.unhcr.org/MaliSituation/settlement.php?id=134&amp;country=26&amp;region=45" rel="nofollow">cifras de la Acnur a julio de 2012</a>).</p> <p>Tamboura y Madeleine, responsable de promoción de higiene y saneamiento de Oxfam, conocen muy bien los lugares y las comunidades que aquí viven gracias al trabajo que desarrollan sin descanso. Me provocan una gran admiración. Oxfam está a cargo de la distribución de agua potable y la instalación de letrinas y aseos tanto en este campo como en Mentao.</p> <h3>Obligados a abandonar su ganado</h3> <p>Hoy nos reunimos con hombres y jóvenes. Izoma, un hombre mayor que está dentro del grupo, me impacta. Aquí su historia: "Me fui de mi pueblo con mi familia el 16 de febrero y llegamos al campamento el 12 de marzo 2012. Abandoné mi casa, mis animales y mis bienes. Nunca había sido un refugiado en mi vida. En 1994 me negué a dejar a mi pueblo, pero esta vez, me vi obligado a salir ", cuenta. Izoma era el jefe de una zona de su aldea. Era un líder de su comunidad. En Damba, es el presidente de la Asociación de Refugiados y uno de sus interlocutores ante varias organizaciones a quienes los problemas que enfrentan las personas en el campamento.</p> <p>Los touaregs, en su mayoría pastores nómadas, han dejado sus rebaños, que constituyen su mayor riqueza, en Mali. La vida en el campo de refugiados es muy diferente de la que dejaron atrás, puedo sentir su nostalgia  cuando recuerdan su vida en Mali. Aunque les faltan muchas cosas, por lo menos en el campo se sienten seguros.  </p> <h3>La esperanza del retorno</h3> <p>La esperanza de volver a su país es un tema recurrente. Todo lo que desea esta comunidad de refugiados es que se logre la paz definitiva en el norte de Mali, una paz que les permita recuperar su libertad de circulación dentro de su territorio, sin el miedo permanente. Una paz que les permita reconstruir sus vidas. </p> <p><strong>A la espera de que la paz vuelva a su país</strong>, las agencias humanitarias se esfuerzan para que las personas refugiadas en el campo vivan en buenas condiciones.</p> <h3>Más información</h3> <p><strong>Blog : <a href="http://blogs.oxfam.org/es/blogs/12-09-14-dentro-de-un-campo-de-refugiados-en-burkina-faso-1">Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (1): "La única cosa que importa es estar en un lugar seguro"</a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-alimentaria-en-el-sahel" rel="nofollow">Crisis alimentaria en el Sahel: el trabajo de Oxfam</a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/burkina-faso" rel="nofollow">Oxfam en Burkina Faso</a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (2) : “No quería partir, pero esta vez no hubo más opción”</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/12-09-19-camp-refugies-mali-burkina-faso-oblige-partir" title="Dans un camp de réfugiés au Burkina Faso (2) : « Je ne voulais pas partir, mais cette fois, j’étais obligé »" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Wed, 19 Sep 2012 14:27:56 +0000 Yaye Fatou Marone 9955 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/dentro-de-un-campo-de-refugiados-en-burkina-faso-no-queria-partir#comments Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (1): “La única cosa que importa es estar un lugar seguro” http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-09-14-dentro-de-un-campo-de-refugiados-en-burkina-faso-1 <div class="field field-name-body"><p>El conflicto en el norte de Malí ha empujado a miles de personas a refugiarse en los países vecinos. Desde 21 al 23 de agosto Yaye Fatou Marone, responsable de la información y la comunicación para Oxfam en África Occidental, visitó varios campamentos de refugiados de Malí en Burkina Faso, para entender mejor su situación y para representar mejor sus intereses. Ella relata sus encuentros con mujeres, niños, niñas y hombres obligados a dejarlo todo  - casa, trabajo, escuela - en busca de un mínimo de seguridad. Primera parte de una serie de tres artículos. </p> <p>El conflicto armado en el norte de Mali ha provocado desplazamientos masivos de la población civil, estimados en más de 400 mil personas. Las personas se han ubicado en Mali o en países vecinos como Burkina Faso, donde el número de refugiados se estima en más de 77 mil personas.</p> <p>En Burkina Faso, <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-alimentaria-en-el-sahel" rel="nofollow">Oxfam apoya aproximadamente a 50.000 personas refugiadas</a></strong> en Mentao, Damba, Fererio y Goudebou con el apoyo financiero de ECHO, Canadá y Suecia. La asistencia se centra en la entrega de agua y el saneamiento, y la prevención de la higiene. Las personas llegan a Burkina en el contexto de la crisis alimentaria que afecta a Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Chad.</p> <p>He llegado a Ougadougou, capital de Burkina Faso, ayer por la tarde, después de haber celebrado la fiesta de Ramadán con mi familia ese mismo día. Esta mañana, con mis compañeros de <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/burkina-faso" rel="nofollow">Oxfam en Burkina Faso</a></strong>, debemos visitar los campos que acogen a personas refugiadas de Malí en Damba, al norte del país, para realizar una encuesta que nos permitirá  recolectar información que nos ayudará a mejorar nuestros mensajes de difusión de la situación. Estos refugiados y refugiadas que han huido del conflicto del norte de Mali están ubicados en cinco campos en Burkina.</p> <p>Hoy nuestro plan es viajar a <strong><a href="http://data.unhcr.org/MaliSituation/settlement.php?id=134&amp;country=26&amp;region=45" rel="nofollow">Damba</a></strong>, lo que nos tomará toda la jornada, pero nuestro compañero Noel nos informa que vamos a pasar al campo de <strong><a href="http://data.unhcr.org/MaliSituation/settlement.php?id=90&amp;country=26&amp;region=45" rel="nofollow">Mentao</a></strong> para conversar con las personas que se han refugiado ahí.  </p> <h3>Numerosas preguntas</h3> <p>He participado en varias misiones de visita a los  programas de Oxfam, pero esta es la primera vez que visito un campo de refugiados. A lo largo del camino, no he dejado de hacermd preguntas: ¿Cómo se logra atender sus necesidades? ¿Cómo viven? ¿Qué es lo que han tenido que dejar atrás? ¿Cómo se sienten?</p> <p><strong>Estamos en el mes de agosto, el pico de la estación de lluvias.</strong> En esta región, así como en la mayor parte de los países del Sahel, llueve de tres a cuatro meses al año. Está lleno de vegetación por todo el camino, los campesinos y campesinas están trabajando sus campos y las plantaciones de maíz y mijo han llegado a una buena altura. Una visión esperanzadora que contrasta con la de la crisis alimentaria que afecta parte del Sahel y a 18 millones de personas. Este periodo coincide igualmente con la llamada "temporada de escasez", muy difícil para las comunidades porque hasta que no puedan cosechar los actuales cultivos, no tienen lo suficiente para comer.</p> <p>Tras tres horas de ruta, <strong>llegamos al campo de refugiados de Mentao Norte donde somos recibidos por sus responsables. Aquí viven más de 660 familias</strong> me dice Sam, responsable de agua, higiene y saneamiento de Oxfam. Oxfam está presente en Mentao junto a otras cinco organizaciones que prestan ayuda a las personas refugiadas. En este campo, Oxfam es responsable del agua y saneamiento a través de la construcción de letrinas, puntos de agua y de actividades de sensibilización en materia de higiene.</p> <h3> Familias separadas</h3> Matata Walet Ali, presidenta de las mujeres del campo de Mentao Norte <p><strong>Nos encontramos con un grupo de mujeres del lugar.</strong> Nos reciben en una tienda  bajo una lluvia torrencial. Ellas son todas Tuaregs. Y tienen una historia bastante similar. Tuvieron que abandonar todo aquello que poseían, sus bienes, casas y animales por la inseguridad que se ha generado por el conflicto en Mali. Muchas de ellas han tenido que separarse de parte de sus familias o simplemente no supieron más de varios de sus familiares... huir y estar en un lugar seguro y tranquilo ahora es lo único que importa.</p> <p><strong>Matata Walet Ali,  32 años, es la presidenta de las mujeres del campo de Mentao Norte</strong>. Ella llegó en febrero del 2012, pero se ha encontrado con mujeres que han llegado antes. Vive en el campo con su marido y sus hijos. </p> <p><strong>La vida en el campo de refugiados es muy diferente de la que llevaban antes</strong>, cuando tenían todos los medios para satisfacer sus necesidades básicas. Las mujeres hablan acerca de esto últimamente con mucho anhelo y pesar. Por el momento, el mejor consuelo que tienen es que pueden dormir y despertar en paz en este lugar, donde han celebrado en la víspera la festividad de Eid… la celebración ha sido muy diferente de cómo solían celebrarla...</p> <p>Lejos de la tienda donde están sus madres, los niños y niñas olvidan por unos momentos las condiciones de vida que tienen ahora y continúan la celebración de la fiesta, bailando al ritmo de la música. </p> <h3>Un deseo común: recuperar la paz</h3> <p>“Todas nosotras queremos volver a nuestros hogares con la condición de que la paz se reestablezca”, dice Matata bajo la mirada aprobadora de las otras mujeres.</p> <p>¿Cuándo podrán retornar?, esa es la pregunta que me hago tras reunirme con las mujeres de Mentao. Ya tengo algunas respuestas a las preguntas que me había hecho antes de llegar. Voy a intentar saber más luego de conversar con los grupos de hombres con los que me encontraré mañana en Damba. </p> <h3>Más información</h3> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-alimentaria-en-el-sahel" rel="nofollow">Crisis alimentaria en el Sahel: el trabajo de Oxfam</a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/burkina-faso" rel="nofollow">El trabajo de Oxfam en Burkina Faso</a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (1): “La única cosa que importa es estar un lugar seguro”</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/12-09-05-camp-refugies-burkina-faso-seule-chose-importe-securite" title="Dans un camp de réfugiés au Burkina Faso (1) : « la seule chose qui importe, c’est être en sécurité »" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Fri, 14 Sep 2012 14:23:54 +0000 Yaye Fatou Marone 9953 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-09-14-dentro-de-un-campo-de-refugiados-en-burkina-faso-1#comments Crisis alimentaria en el Sahel -15 millones de personas se ven amenazadas http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-05-14-crisis-alimentaria-en-el-sahel-15-millones-de-personas-se-ven-amenazadas <div class="field field-name-body"><p><strong>En la región del Sahel, en África Occidental, las familias se enfrentan a una triste realidad. Una crisis alimentaria amenaza ahora a más de 15 millones de personas. Sin ayuda, no tendrán suficiente para comer.</strong></p> <p>La sequía, cosechas malas y los altos precios en el mercado son parte del problema – y también lo es la pobreza. Los agricultores y ganaderos se ven obligados a hacer elecciones imposibles. Si ahora venden sus herramientas y el ganado para comprar alimentos, entonces ¿cómo van a ganarse la vida más tarde, cuando vuelvan las lluvias? </p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-alimentaria-en-el-sahel" rel="nofollow">Oxfam tiene como objetivo ayudar a más de un millón de personas a superar esta crisis.</a></strong> Estamos trabajando con ellos en temas de riego, horticultura, y provisión de agua.</p> <p>Pero necesitamos que nos apoyes para conseguirlo. En estos momentos estamos lejos de cumplir nuestro objetivo. Como también les pasa a otras organizaciones humanitarias. </p> <p>Así que las familias enteras están en peligro. Algunas personas solo pueden alimentar a sus hijos una vez al día, y las tasas de malnutrición están subiendo.</p> <p>Tenemos que actuar ahora. <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-alimentaria-en-el-sahel#donativo" rel="nofollow">Haz un donativo</a></strong>.</p> <p></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Crisis alimentaria en el Sahel -15 millones de personas se ven amenazadas</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blogs/12-05-08-15-million-risk-sahel-food-crisis-urgent-help-needed-now" title="15 million at risk in the Sahel food crisis: urgent help is needed now" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blogs/12-05-09-urgence-15-millions-face-crise-alimentaire-sahel" title="Urgence : la crise alimentaire au Sahel risque de toucher 15 millions de personnes" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Mon, 14 May 2012 11:38:48 +0000 Joel M Bassuk 9847 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blogs/12-05-14-crisis-alimentaria-en-el-sahel-15-millones-de-personas-se-ven-amenazadas#comments En ruta por Costa de Marfil: diario de un trabajador humanitario http://l.blogs.oxfam/es/blog/11-04-15-en-ruta-por-costa-de-marfil-diario-de-un-trabajador-humanitario <div class="field field-name-body"><p><em>Soy parte del equipo humanitario de Oxfam que está de viaje por el oeste de Costa de Marfil para evaluar y planificar la mejor manera de responder a las necesidades humanitarias en el país. </em></p> <p>Empezamos la ruta en Burkina Faso, condujimos durante dos días y llegamos a Costa de Marfil el domingo. Visitamos Korogho, la principal ciudad de la región de la sabana, al norte del país, un lugar tranquilo y apacible. Sin embargo, uno puede fácilmente sentir que la situación no es de color rosa. Aquí también, como en otras partes del país, los bancos están cerrados y la construcción de edificios está totalmente parada. <strong>Muchas personas desplazadas procedentes de la capital económica, Abiyán, han llegado recientemente a la ciudad</strong>, esperando a ver qué pasará después de la disputa política entre Ouattara y Gbagbo. Muchos viven acogidos por familias locales, amigos u otros familiares.</p> <p>Después de un largo viaje de diez horas desde Korogho, llegamos a Man, en la región montañosa situada al oeste de Costa de Marfil. Cruzamos ciudades - Boundialy, Odienné, Biankouma y Touba - todas sorprendentemente tranquilas y silenciosas y sin ningún tipo de presencia militar.</p> <p>Una hora después de llegar nos reunimos con diferentes representantes de otras ONGs y colegas de la ONU que ya trabajan en la región. <strong>Man se ha convertido durante varias semanas en una especie de "centro humanitario"</strong> para las organizaciones que dan apoyo a las personas que han sufrido la violencia y la intimidación.</p> <p>"La región ha experimentado cuatro oleadas de refugiados sucesivas", nos explican.</p> <p><strong>La violencia post-electoral fue una experiencia traumática para los marfileños y muchos han optado por mudarse o trasladarse a otras regiones pacíficas lejos de los combates en Abiyán.</strong></p> <p>El "prefecto" de la ciudad - una especie de alcalde - está buscando nuevos lugares para acoger la última llegada de desplazados marfileños. Esta cuarta oleada empezó a finales de marzo y ha continuado hasta hace poco. </p> <p>El martes 12 de abril, el equipo de Oxfam fue a Duékoué y Guiglo para visitar a las personas que están refugiadas en centros comunitarios.</p> <p>La situación es muy frágil en estas ciudades situadas dentro del cinturón de café y cacao de Costa de Marfil. Muchos de los asesinatos, actos de violencia, intimidación y agresiones sexuales han sucedido esta área.</p> <h3>Guiglo</h3> <p>El centro principal es la parroquia católica de Nuestra Señora de Nazaret, con cerca de <strong>4.500 personas refugiadas en la iglesia</strong>.</p> <p></p> <p>El Padre Agustín está al mando aquí:</p> <p>"Hay otros seis centros que albergan refugiados en diferentes iglesias cristianas en esta área. En total, estamos dando cobijo a 7.000 personas en estos centros. No tenemos nada que compartir con ellos después de la distribución de todas nuestras reservas de alimentos."</p> <p>Con la ayuda de los sacerdotes locales, el centro de Nazaret parece estar bien organizado, pero muy concurrido. Se están construyendo instalaciones de saneamiento para hacer frente a la demanda. La falta de agua es también un problema grave. Muchas personas están durmiendo bajo los árboles, hablando en pequeños grupos y esperando que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible. <strong>La perspectiva de regresar a casa todavía está lejana</strong>, primero tienen que comprobar cómo está la seguridad en sus lugares de origen.</p> <p>"Nos intimidan cuando salimos fuera del centro. Así que el lugar más seguro para nosotros es aquí, en la parroquia", dijo Andre, un miembro del comité organizador de este centro.</p> <p>El párroco local, el Sr. Oulay Barthelemy, llegó rápidamente y se unió a la conversación: </p> <p>"Estoy alojando a 300 personas en mi iglesia, pero me he dado cuenta que las necesidades de San Nazaret son mucho más importantes. Mi esposa también tiene a su cargo un centro para niños abandonados. </p> <p>El pastor Oulay tiene la esperanza de que con la evolución política en Abidjan, la normalidad volverá, pero reconoce que llevará tiempo. "He empezado a trabajar para cambiar la mentalidad de la gente, no debe haber lugar para el odio entre las personas que viven en la misma comunidad".</p> <p>El padre Agustín resume las necesidades de la gente en el centro: <strong>se necesitan alimentos y mejorar la seguridad.</strong> Estas son las dos demandas principales, además de la falta de agua y de artículos de primera necesidad como ropa y utensilios de cocina.</p> <h3>Duekoue</h3> <p>Duekoue es la ciudad donde se descubrieron muchas fosas comunes. Según la ONU y otros grupos pro derechos humanos, las masacres se llevaron a cabo por miembros de ambos lados.</p> <p>Nos reunimos con algunas de las <strong>27.000 personas desplazadas </strong>que se han refugiado en el patio de la parroquia local. La mayoría son niños y mujeres. La ONU fue la primera organización que empezó a distribuir mantas y jabón para estas las familias.</p> <p>El centro está totalmente lleno. <strong>El principal desafío parece que es la gestión eficiente de los pocos recursos que hay disponibles.</strong> Dentro del centro hay un pequeño mercado regentado por mujeres y una barbería para que los hombres se puedan afeitar.  </p> <p>Duekoue es también una ciudad tranquila, teniendo en cuenta lo que ha sucedido aquí durante las últimas semanas.</p> <h3>Adentrándonos hacia la frontera</h3> <p>Después nos dirigimos a áreas boscosas más remotas, concretamente a una población llamada Gbapleu-Gningleu, a 20 kilómetros de la frontera con Liberia.</p> <p>Los episodios de violencia que se sucedieron en la zona días después de la segunda vuelta de las elecciones obligaron a la gente de las diferentes aldeas a huir a Liberia a través del bosque. Un niño de nueve años me explicaba que caminó durante horas hasta llegar a Liberia con sus padres. No ha asistido a la escuela desde diciembre, pero espera que pueda regresar después de las vacaciones de Semana Santa.</p> <p>Conocí al señor Moussa Sanogo, uno de los "hombres sabios" de este pueblo y, aunque ahora está jubilado, es dueño de plantaciones de café.</p> <p>"Tengo 64 años y nací aquí. Ahora todos somos parte de esta comunidad. Nosotros y todos los hermanos y hermanas marfileños tenemos un objetivo común: que nuestro pueblo siga adelante. Eso es todo".</p> <p>A pesar de las palabras alentadoras del Sr. Moussa, <strong>hay todavía muchas necesidades urgentes que cubrir, especialmente la escasez de letrinas y la demanda más recurrente de mi viaje, la comida.</strong> Es bastante simple: La gente dice que necesita semillas para plantar antes de la próxima cosecha para tener así alimentos durante los próximos meses.</p> <p>-------------------------------------------------- </p> <p>Está claro que las necesidades son enormes e inmediatas. Oxfam va a ampliar sus operaciones en Costa de Marfil en la próxima semana. Estamos distribuyendo agua potable y construyendo instalaciones de saneamiento para los refugiados en Liberia.</p> <h3>Más información</h3> <p><strong>Costa de Marfil: <a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-en-liberia-y-costa-de-marfil/testimonios-refugiados" rel="nofollow">Testimonios de refugiados</a></strong> </p> <p><strong><a href="http://maps.google.co.uk/maps/ms?hl=en&amp;gl=uk&amp;ie=UTF8&amp;oe=UTF8&amp;msa=0&amp;msid=207011644664026080373.0004a052970d2eb9e8142&amp;source=embed&amp;ll=6.555475,-9.459229&amp;spn=7.068167,9.788818&amp;z=7" rel="nofollow">Mapa de las respuesta de Oxfam ante la emergencia en Liberia y Costa de Marfil</a><a href="http://bit.ly/oxcivmap" rel="nofollow"></a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/crisis-en-liberia-y-costa-de-marfil" rel="nofollow">La respuesta humanitaria de Oxfam en Liberia y Costa de Marfil</a><a href="http://www.oxfam.org/en/emergencies/ivory-coast-liberia-crisis" rel="nofollow"></a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>En ruta por Costa de Marfil: diario de un trabajador humanitario</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/11-04-15-one-kind-road-trip-aid-worker-diary-through-cote-divoire" title="One-of-a-Kind Road Trip: An Aid Worker Diary through Cote d&#039;Ivoire " class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/11-04-19-carnet-route-travailleur-humanitaire-cote-ivoire" title="&quot;Carnet de route&quot; d&#039;un travailleur humanitaire en Côte d&#039;Ivoire " class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Fri, 15 Apr 2011 00:00:00 +0000 Charles Bambara 9446 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blog/11-04-15-en-ruta-por-costa-de-marfil-diario-de-un-trabajador-humanitario#comments Haití: una historia (desafortunadamente) poco común http://l.blogs.oxfam/es/blog/11-01-18-haiti-una-historia-desafortunadamente-poco-comun <div class="field field-name-body"><p><em>Ivan M. García, oficial de medios de Intermón Oxfam, nos cuenta desde Puerto Príncipe la situación de los haitianos un año después del terremoto.</em></p> <p>“Mientras Dios me dé vida, yo la seguiré viviendo” dice <strong>Marie Danielle</strong>, una haitiana de 40 años, mientras descansa en el portal de su casa. Vive ahora en Gressier, el mismo lugar a las afueras de Puerto Príncipe donde vivió el terremoto de hace justamente hoy un año. Donde <strong>vivió la pérdida de su casa, de sus enseres y también donde vivió la muerte de familiares y amigos.</strong> Después, continuó viviendo. Vivió como desplazada a un par de centenares de metros de donde lo hace hoy. Vivió a expensas de la ayuda humanitaria y vivió también las tormentas tropicales que se sucedieron a mediados del pasado año. Vivió todo eso y más. Se nota en su cara. Se percibe en su mirada, en su gesto grave.</p> <p>Pero Marie Danielle es una mujer afortunada. Esa vida - para ella ese Dios- también la llevó a vivir de muy cerca hace dos meses los beneficios del programa de reasentamiento que llevan a cabo <strong><a href="http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=3708" rel="nofollow">Intermón Oxfam</a></strong> y <strong><a href="http://www.giz.de/en/home.html" rel="nofollow">GTZ</a></strong>, una organización alemana. Ahora, forma parte de una de las <strong>69 familias que han podido volver a un pedazo de tierra en Gressier</strong>. Un pedazo de tierra que es en realidad su tierra, su propiedad. Mientras que GTZ ha construido una vivienda para una de ellas, Intermón Oxfam les proporciona los materiales necesarios para que construyan su propia letrina, una por familia.</p> <p>“Además, coordinamos sesiones de promoción de la salud pública y buenas prácticas de higiene. Es un proyecto interesante, pues es totalmente un programa de reasentamiento definitivo. Son sus tierras y tienen sus viviendas y sistemas de saneamiento. <strong>Estas familias ya tienen un lugar donde vivir de manera permanente</strong>”, explica la responsable de la misión humanitaria de Intermón Oxfam en Haití, Sandrine Robert.</p> <p>La vivienda de Marie Danielle está construida en madera sobre una superficie de hormigón. Su techo, en forma de pico, es de chapa. “Ahora todo es distinto. Tenemos la casa, tenemos la letrina que nos ayuda a mantener todo limpio… No es como hemos vivido hasta ahora…”, señala mientras sujeta una cortina azul al marco de la puerta y deja al descubierto la estancia. En ella hay tres camas con tendido celeste y varias ventanas tras unas cortinas blancas de gasa. Está limpia. Mucho.</p> <h3>Los otros damnificados</h3> <p>Desafortunadamente, la vida que vive Marie Danielle no es la de la mayoría de los haitianos afectados por el seísmo. Aún hoy, <strong>alrededor de un millón de personas sigue viviendo en los campos de desplazados</strong> que se formaron tras el terremoto en Puerto Príncipe y sus alrededores. En gran parte, debido a que sólo el 5% de los escombros se ha retirado, <strong>únicamente el 15% de los alojamientos temporales necesarios ha sido construido</strong> y porque el Gobierno de Haití aún no ha asumido su rol de líder ni ha elaborado un plan de desescombro y de asignación de tierras para iniciar la reconstrucción de la ciudad.</p> <p>Marie Danielle se despide. Se detiene, voltea su rostro y dice. “Todo está bien, sí. Pero sería muchísimo mejor si yo también pudiera tener un trabajo o algo de dinero para empezar un pequeño negocio”. Es precisamente <strong>el empleo, junto a la vivienda y la educación, una de las tres principales necesidades que los haitianos reflejaron en una encuesta realizada por Oxfam en marzo de 2010.</strong> Hoy continúan siendo las mismas.</p> <p>La solución pasa por que el Gobierno haitiano asuma su rol de liderazgo y desarrolle planes para crear empleo. Por ejemplo, proyectos de obras públicas enfocados a la implementación de servicios sociales básicos e infraestructuras, entre ellas las de agua y saneamiento. De ese modo, se crearían puestos de trabajo y muchos de los haitianos que viven en los campos podrían obtener ingresos y con ellos reparar sus viviendas o bien alquilar o construirse una nueva si es necesario. Ese sería, sin duda, un buen comienzo de para la tardía reconstrucción de Haití.</p> <h3><strong>Más información</strong></h3> <p><strong>Informe -</strong><a href="http://www.oxfam.org/es/policy/haiti-emergencia-reconstruccion" rel="nofollow"><strong> De la emergencia a la reconstrucción: Apoyar el buen gobierno de Haití tras el terremoto</strong></a></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/terremoto-en-haiti/oxfam-en-el-terreno" rel="nofollow">El trabajo de Oxfam en Haití tras el terremoto</a></strong></p> <p><strong>Mira el vídeo - <a href="http://www.oxfam.org/es/video/2011/trabajando-con-haiti-un-ano-despues-del-terremoto" rel="nofollow">Trabajando con Haití un año después del terremoto</a></strong></p> <p> </p></div><div class="field field-name-title"><h2>Haití: una historia (desafortunadamente) poco común</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/11-01-28-haiti-histoire-malheureusement-hors-commun-relogement-seisme-haiti" title="Haïti : une histoire (malheureusement) peu ordinaire" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Tue, 18 Jan 2011 09:15:24 +0000 Iván M. García 9389 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blog/11-01-18-haiti-una-historia-desafortunadamente-poco-comun#comments Haití: La vida continúa en los campos http://l.blogs.oxfam/es/blog/10-05-05-haiti-la-vida-continua-en-los-campos <div class="field field-name-body"><p><em><strong>Ana Caistor Arendar visita el nuevo campo  Corail Cesselesse, en las afueras de Puerto Príncipe, </strong></em><em><strong>donde se está reubicando a la gente de los campos sobrepoblados del interior de la capital. Oxfam lleva a cabo allí un programa de agua y saneamiento que beneficiará a miles de personas. </strong></em></p> <p>La humedad en Haití es intensa. Ésta y las nubes que se avecinan indican que las tormentas están a punto de llegar y la estación de lluvias es ya una realidad. Es muy difícil saber a ciencia cierta cuanta gente perdió su hogar tras el terremoto del pasado 12 de enero. Hay una cifra oficial, la de 1,3 millones de personas, pero más allá de este número se cree que son dos los millones de haitianos los que viven  en asentamientos que se han ido formando alrededor de la capital, Puerto Príncipe. Para esta gente la lluvia significa añadidos a la miseria como el miedo a los deslizamientos de tierra y las inundaciones de los campos, añadidos que amenazan con causar aún más sufrimiento y más  pérdidas de vida, si cabe.</p> <p>Hace unas semanas, <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/pressroom/pressrelease/2010-04-12/haiti-traslado-victimas-debe-hacerse-asegurando-la-dignidad" rel="nofollow">el gobierno de Haití identificó un lugar donde reubicar temporalmente a aquellas personas más vulnerables ante las lluvias</a>.</strong> Es un sitio polvoriento, desértico y se encuentra a 40 minutos de la capital haitiana. La semana pasada la gente empezó a ser realojada en ese espacio, que alberga ahora a unos 5.000 personas.</p> <p>Estuve allí el pasado viernes. Las hileras de tiendas blancas estaban ubicadas en bloques. La gente empezaba a personalizar lo que van a ser sus nuevos hogares temporales con materiales estampados de colores y clavando ramas con hojas en el suelo para poner un toque de verde entre todo ese polvo.</p> <p> Oxfam" title="Workers preparing the new Corail resettlement camp, Haiti. Credit: Oxfam" width="210" height="150" style="float: left; margin: 0pt 10px 10px 0px;" /&gt;Oxfam Internacional sólo tuvo <strong><a href="http://www.flickr.com/photos/oxfam/sets/72157623853936842/show/" rel="nofollow">una semana para preparar el lugar para sus nuevos residentes</a></strong> y equiparlo con letrinas, duchas y agua potable. Todo eso ya está operativo y proveyendo los servicios esenciales básicos para que un campo de este tipo funcione como debe. Además, Oxfam Internacional ha habilitado una línea telefónica de ayuda gratuita para aquellos que viven en los campos. A través de ella, pueden informar sobre cualquier deficiencia en estos servicios y cualquier otro feedback que deseen darnos.</p> <p>Mientras íbamos caminando por el campo una pequeña niña, no mayor de cuatro años, se acercó por detrás de mí, me rodeó por la cintura y, luego, cogió fuertemente mi mano. Estuvo así durante todo el tiempo que estuvimos en el campo. Cuando terminamos la visita me dijeron que las niñas a veces hacen eso cuando alguna mujer visita los asentamientos, normalmente son aquellas que perdieron a sus madres en el terremoto.</p> <p>Conduciendo hacia Puerto Príncipe vimos signos de que la actividad económica ha empezado a resurgir en todas las calles. En las aceras se alineaban puestos improvisados de venta donde la gente ofrecía todo aquello que podía para sacar algunos pocos ingresos. Uno puede encontrar cualquier cosa en esos tenderetes, desde ropa y zapatos hasta repuesto para automóviles y piezas de metal. Lo más espectacular fueron los cientos de pinturas que vendían los artistas locales. Representaciones de románticos paisajes de playas pintados antes del terremoto se exhibían junto a un creciente número de pinturass de casas desmoronándose hacia el suelo.</p> <p>Oxfam Internacional ha empezado a trabajar con un grupo de artistas locales en uno de los mayores campos, el de Golf Course, donde ya son 25.000, incluido la estrella de Hollywood Sean Penn, quien dirige ese trabajo. Estos artistas trabajan con grupos de niños empleando el arte como modo de enseñarles principios de salud pública y asuntos relacionados con el reciclaje. Además, los niños también reciben un pequeño lienzo y se les invita a pintar lo que deseen. La mayoría de las pinturas han sido de hogares. Una de las niñas del grupo, Melissa de 11 años, nos explicó que ella había pintado una “casa resistente a terremotos”, diferente a la casa en la que ella vivía, que ahora está destruida.</p> <p><strong>Más información</strong></p> <p><a href="http://bit.ly/oxfam-haiti-map" rel="nofollow"><strong>Mapa de la respuesta de Oxfam en Haití</strong></a></p> <p><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/terremoto-en-haiti" rel="nofollow"><strong>El trabajo de Oxfam ante la emergencia de Haití</strong></a></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Haití: La vida continúa en los campos</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/10-04-29-haiti-life-camps-continues" title="Haiti: Life in the camps continues" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Wed, 05 May 2010 09:49:31 +0000 Ana Caistor Arendar 9084 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/es/blog/10-05-05-haiti-la-vida-continua-en-los-campos#comments