Ramadán – Contando bendiciones

Con el comienzo del Ramadán, Jonaid Jilani de Oxfam recuerda a compañeros y compañeras sobre el terreno y a otras personas menos afortunadas, especialmente a los millones de refugiados Sirios desplazados por el conflicto.

Comienza de nuevo esta época del año durante la cual muchas personas, entre ellas mi familia, celebrarán el mes sagrado de ramadán sin tomar ni agua ni alimentos del alba a la puesta de sol.

El Ramadán es un tiempo para la reflexión espiritual, especialmente en los momentos antes de romper el ayuno con la puesta de sol. Los musulmanes se unen para celebrar todo lo que Dios les ha dado y recordar a las personas menos afortunadas.

El Ramadán también se caracteriza por la extraordinaria generosidad de las personas. Para los musulmanes es obligatorio donar el 2,5% de sus ingresos, sin importar su situación económica. No importa cuando realicen la donación pero no nos sorprende que la mayoría la haga durante el mes de ramadán. Hay muchos motivos, pero sobre todo se debe a la creencia de que se obtienen mayores bendiciones durante este mes. Las personas se toman más tiempo para reflexionar sobre las dificultades que sufren otras y, así, se desarrolla una mayor empatía hacia ellas. 

Sin comida para romper el ayuno

En mi caso, como empleado de Oxfam, me acordaré de mis compañeros y compañeras sobre el terreno en otros países, que deberán compaginar el deber de romper el ayuno con el de ayudar a personas necesitadas.

También me acordaré de aquellas personas que deben respetar el ramadán a pesar de su difícil situación; aquellas que, por ejemplo, tan sólo tengan un pequeño trozo de pan con el que romper el ayuno debido a los elevados precios de los alimentos (y aún en alza). Otras ni siquiera podrán permitirse romperlo porque simplemente no tienen alimentos que comer.

Acordémonos de Siria

Tanto si este mes practicas el ramadán como si no, recuerda a las personas afectadas por la crisis en Siria: todas aquellas personas que se han visto obligadas a huir a países vecinos y aquellas que han dejado atrás. Actualmente, 4,25 millones de personas desplazadas en Siria necesitan desesperadamente refugio, alimentos y agua. Más de 1,7 millones de personas refugiadas han huido a países vecinos como Líbano o Jordania. Se estima que 8.000 personas abandonan Siria cada día. Ninguna de ellas sabe cuándo volverá a casa o  tan siquiera si lo hará.

Sin duda, para estas personas el Ramadán será todo un desafío. Durante este mes publicaremos historias y fotografías de algunas de estas personas en nuestra página web, así como de familias sirias refugiadas rompiendo el ayuno, como nosotros. Para no perdértelas, síguenos en Facebook o Twitter.

Cómo puedes ayudar

Oxfam trabaja en Jordania y Líbano contribuyendo a proporcionar agua salubre y saneamiento a los refugiados sirios y a ayudar a familias vulnerables con dinero en metálico para que puedan comprar enseres básicos y poner un techo sobre sus cabezas. Durante los próximos meses, Oxfam espera llegar a 650.000 personas. También urgimos a los líderes mundiales a celebrar lo antes posible las negociaciones de paz a las que se han comprometido..

Haz un donativo para la emergencia de Siria

Firma la petición para que las conversaciones de paz de Siria empiezen lo antes possible

Publicado originalmente por Oxfam GB.

Partagez cette page: