Oxfam International Blogs - humanitaria http://l.blogs.oxfam/fr/tags/humanitaria fr El verdor de Pikine: reducción de riesgo de desastres en Senegal http://l.blogs.oxfam/fr/node/9562 <div class="field field-name-body"><p><strong>Durante mi segundo día en Dakar</strong>, una tremenda pero corta tormenta azotó la ciudad y nos encontramos conduciendo por las principales calles de la ciudad en lo que parecía una piscina de medio metro de agua. Las temperaturas no habían dejado de subir, cada vez había más humedad y de repente el cielo descargó agua durante cuatro horas. </p> <p>Antes, ese día, y con el mismo calor asfixiante, habíamos visitado el programa de reducción de riesgo de desastres de Oxfam que intenta atacar directamente el problema de las inundaciones repentinas. Alrededor de 1,2 millones de personas viven en la comunidad de Pikine, una zona urbana de la ciudad de Dakar. La mayoría vive en casas “no-autorizadas” en calles arenosas con un sistema de alcantarillado muy básico, o sin él. Y, si bien el gobierno preferiría que no estuviesen ahí, esas personas no han sido trasladadas a ninguna parte, porque realmente no quedan más sitios a los que ir.</p> <p><strong>Algunas personas tienen que vivir en un metro de agua</strong>, a veces una cantidad aún mayor. Sus letrinas están inundadas, las aguas residuales flotan a su alrededor, sus casas son inhabitables en los pisos más bajos y algunas tienen que mudarse a otros hogares si los suyos no tienen pisos superiores. Hemos visto muchas casas destrozadas como resultado de una mala construcción, y estas inundaciones habituales.</p> <p>Cuando llegamos, antes de la tormenta de la tarde, nos enfrentamos a variar carreteras cubiertas por casi medio metro de agua podrida de color verde procedente de las lluvias de hace ya más de un mes. El patio de un colegio está también sumergido, y sus edificios han sido abandonados por culpa de las inundaciones. Los niños ya no van a la escuela y, en algunas zonas, ya no han asistido durante meses.</p> <p><strong>EVE (Eau, Vie, Enviroment), la organización con la que trabaja Oxfam</strong>, está llevando a cabo un programa impresionante formado por un pequeño equipo dedicado a ayudar a las personas de esta ciudad a adaptarse y enfrentarse a este problema. Este equipo ofrece soluciones prácticas de bajo coste para luchar contra las dificultades, han invertido en la capacidad de organización de la comunidad para movilizar los recursos naturales y han usado esta experiencia para promocionar un enfoque efectivo sobre control de inundaciones dirigido a los comités locales e internacionales. En tres años han pasado de ayudar a tres distritos a asistir a ocho en toda la comunidad, y se han ganado el respeto de las autoridades. Sus metodologías están siendo incorporadas a los planes de acciones locales y nacionales y pueden ser copiados en toda la ciudad.</p> <p>Estos planes implican trabajar con las comunidades y autoridades locales para movilizar la labor de los voluntarios y utilizar una cantidad limitada de los recursos para rellenar las calles inundadas, así como bombear casas y edificios públicos.</p> <p></p> <p>Este proyecto contrata a un ingeniero que supervisa la limpieza y reapertura del alcantarillado existente, junto con la construcción de una nueva red de sistemas de drenaje que trabaje con la fuerza gravitatoria para sacar el agua más rápidamente. La labor también procede de la comunidad. Se emplea a un contratista que limpia las letrinas inundadas, que las suba por encima del nivel de agua y las conecte a nuevos tanques sépticos más elevados. EVE ha organizado también a voluntariado local que limpian las enormes cantidades de basura acumuladas para reducir posibles atascos en las alcantarillas.</p> <p><strong>Una gran parte de este trabajo va acompañada de una educación sanitaria y de higiene</strong> impartida por EVE, centrada en las necesidades de las mujeres.</p> <p>Como parte de la movilidad y apoyo de la comunidad, EVE crea oportunidades de diálogo entre las comunidades y distritos y oficiales nacionales. </p> <p>Este programa lo lleva a cabo <strong><a href="http://www.oxfamamerica.org/" rel="nofollow">Oxfam América</a></strong> como parte del programa Un programa de Oxfam en Senegal, financiado por la <strong><a href="http://www.gatesfoundation.org/" rel="nofollow">Fundación Gates</a></strong> (con unos 500.000 dólares), y asistiendo a cerca de 3000 familias, aunque el beneficio se ha extendido a lo largo de numerosos distritos de la ciudad. Han desarrollado un programa de transferencia de dinero para ayudar a las personas más afecctadas a poder salir adelante ante la pérdida de medios de vida, etc. Dicho programa ofrece una gran relación calidad/dinero y ha demostrado que va a funcionar muy bien en Senegal y en toda la región.</p> <p>Normalmente, cuando pensamos en los peligros del cambio climático, solemos centrarnos en inundaciones rurales como las del año pasado en <strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/inundaciones-en-pakistan-2010" rel="nofollow">Pakistán</a></strong>, pero este es el primer ejemplo de un programa de adaptación al cambio climático urbano que además muestra que sí existen soluciones asequibles para los retos que se avecinan. </p> <p>Dado que es probable que las inundaciones urbanas sean agravadas por el cambio climático y que cada vez más ciudades se enfrenten a unas condiciones meteorológicas difíciles, tenemos mucho que aprender de Pikine.</p> <h3>Más información</h3> <p><a href="http://www.oxfam.org/es/crece/issues/el-cambio-climatico" rel="nofollow"><strong>Campaña de Oxfam sobre cambio climático</strong></a></p></div><div class="field field-name-title"><h2>El verdor de Pikine: reducción de riesgo de desastres en Senegal</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/11-08-12-modele-pikine-dakar-reduction-risques-catastrophe-senegal" title="Réduction des risques de catastrophe au Sénégal : le modèle de Pikine" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> <li class="translation_en last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/11-08-11-disaster-risk-reduction-pikine-senegal" title="Green in Pikine: Disaster risk reduction in Senegal" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Fri, 12 Aug 2011 08:19:46 +0000 Jeremy Hobbs 9562 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/fr/node/9562#comments Haití se enfrenta a nuevos peligros con la llegada de la estación de los huracanes http://l.blogs.oxfam/fr/node/9118 <div class="field field-name-body"><p><strong>La estación de los huracanes que dio inicio el martes es otra fecha señalada en el calendario de los haitianos de Puerto Príncipe. </strong></p> <p><strong> </strong>Se estima que un millón y medio de personas continúan sin cobijo alguno en la capital de Haití y sus alrededores después de que el terremoto del pasado mes de enero proyectase su onda destructiva a lo largo y ancho de la ciudad. Hay un mar de chapas de plástico que se extienden por los barrios destruidos y que son el único amparo para muchas familias que se resignan mientras ven aproximarse otra etapa de incerteza.</p> <p><strong> </strong></p> <p><strong>¿Qué nuevas calamidades les reserva ahora la madre naturaleza?</strong></p> <p><strong></strong></p> Una mujer prepara la harina en un edificio construido en parte por Oxfam Quebec. Autor: Ami Vitale/Oxfam <p>Ya es bastante triste el hecho de que durante casi cinco meses los habitantes de Puerto Príncipe se han despertado cada mañana en la misma pesadilla: los campos de refugiados (de los que se estima hay unos 1.000 en la actualidad), atestados de personas, su bullicio y sus desechos. Recorridos por caminos embarrados y envueltos en olor a letrinas, estas viviendas temporales no se pueden considerar un hogar, a pesar de que es lo más parecido a lo que fue un hogar para muchos haitianos que temen continuar viviendo en ellos en los años venideros.</p> <p>Hace dos semanas viajé a Puerto Príncipe. Se trataba de mi segunda visita desde el terremoto. La verdad es que me impresionó la vitalidad de los haitianos, atrapados por las consecuencias del desastre día a día y con escasas perspectivas de salir de esa situación, tanto en el plano físico como psicológico.</p> <p>Y por arte de magia, de entre los refugios de lona aparecen unas niñas vestidas con unas nítidas faldas a cuadros, un lazo a juego en el pelo y calcetines con puntilla listas para ir al colegio. ¿Cómo se pueden conjugar estas dos situaciones?</p> <p>Por debajo de las chapas de plástico, oscuras y bochornosas por la tarde, se escucha a los niños recitando la lección aprendida y a los adultos que están a su alrededor murmurando expresiones cargadas de ánimo. ¿Cómo pueden concentrarse con ese calor y en ese mar de confusión?<strong>¿Hasta dónde llega la capacidad de resistencia de los haitianos?</strong></p> <p>Me estremezco mientras formulo esta pregunta, aunque es de reconocer que después de todo lo que llevan sufrido, y sobrevivido, nuestros vecinos del país más pobre del hemisferio occidental muestran una notable resistencia a las penurias.</p> <p>Y ahora entramos en la estación de los huracanes, lo que trae consigo la posibilidad de sufrir lluvias torrenciales e intensos vientos, condiciones que también vienen de la mano de las probables epidemias y corrimientos de tierra. Oxfam muestra su preocupación, especialmente en relación con 28 campos de refugiados donde un estudio reciente mostraba cómo la llegada de una tormenta violenta podría provocar una nueva ola de catástrofe, al tratarse de enclaves atestados de personas y con una mínina capacidad de drenaje natural.</p> <p>Hay razones para preocuparse: hace sólo dos años una cadena de violentas tormentas causó daños por valor de 1.000 millones de euros y tuvo repercusiones en las vidas de 800.000 personas residentes en este país del Caribe. El recuerdo de dicha calamidad todavía estaba muy presente en la mente de los haitianos cuando en enero azotó el terremoto.</p> <p>Oxfam está trabajando duro, colaborando con comités locales y con el departamento de Protección Civil del gobierno para coordinar la respuesta de emergencia y el trabajo de preparación frente a catástrofes. Entre otras tareas Oxfam está haciendo acopio de víveres y productos de emergencia, además de ayudar a las personas que viven en los campos de refugiados a mejorar el drenaje de los mismos y a disponer sacos de arena alrededor de sus cobijos como medida preventiva en caso de producirse inundaciones.</p> <p>Sin embargo, lo principal para estar protegidos es estar siempre alerta, por lo que instamos al gobierno a poner en marcha una campaña con la que advertir a las personas sobre posibles riesgos y sobre lo que deberían hacer en caso de sufrir el azote de un huracán.</p> <p>Han pasado ya cinco meses desde la última catástrofe pero el inicio de la estación de los huracanes nos recuerda el largo trecho que nos queda por recorrer, además de que el aguante de los haitianos no se puede considerar una solución a largo plazo.</p> <h3><strong>Más información</strong></h3> <p><strong><a href="http://bit.ly/oxfam-haiti-map" target="_blank" rel="nofollow"><strong>Mapa de la respuesta humanitaria de Oxfam en Haití</strong></a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/terremoto-en-haiti" rel="nofollow"><strong>Más información sobre el trabajo de Oxfam en Haití</strong></a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Haití se enfrenta a nuevos peligros con la llegada de la estación de los huracanes</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/10-06-04-haiti-faces-new-threat-hurricane-season" title="Haiti faces a new threat with hurricane season" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/10-06-04-nouvelle-menace-haiti-saison-ouragans-commence" title="Une nouvelle menace pour Haïti: la saison des ouragans commence" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Tue, 08 Jun 2010 17:36:47 +0000 Coco McCabe 9118 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/fr/node/9118#comments Diario de Helen Hawkings desde Haití: tapando grietas http://l.blogs.oxfam/fr/node/9005 <div class="field field-name-body"><p><strong>30 de enero</strong></p> <p>Eran las 5 y 10 de la madrugada y me desperté de repente porque parecía que alguien estaba moviendo mi cama. Me tiré al suelo de un salto. Estas réplicas fuertes siguen ocurriendo a diario. Después me quedé fuera, en medio de la noche, mirando como las estrellas se desvanecían a medida que aparecía la luz del día, no quería estar dentro de casa. </p> <p>Hacia las 6:45 los primeros miembros del equipo llegan a  la oficina. Actualmente tenemos más de 40 personas que han venido a trabajar en la emergencia, duermen en nuestra casa i en el jardín, por lo que organizar el transporte para todos es una tarea enorme. </p> <p>El equipo de salud pública por lo general se divide en tres grupos, dos de ellos salen a los campos en que trabajamos para gestionar los puntos de agua, la excavación de letrinas y construcción de zonas de baño, mientras que mi equipo se dirige a nuevos sitios para evaluar las necesidades de la gente y hacer recomendaciones para las posibles intervenciones. </p> <p>Hoy hemos visitado un sitio que parece estarse llenando de gente que estaba durmiendo cerca de la carretera principal y ha huido de allí a causa del ruido. Otras familias dijeron que habían bajado de las colinas periféricas en busca de ayuda. </p> <p>Mientras estoy en el campamento, explico que nuestro equipo puede proporcionarles materiales para hacer letrinas de emergencia, instalar un gran tanque de almacenamiento de agua,  que los camiones de agua pueden venir y llenarlo todos los días y también podemos darles herramientas para ayudarles a mantener el sitio limpio. </p> <p>Nuestra próxima parada es una pequeña comunidad de pescadores cercana al campamento. Una mujer joven nos saluda y nos muestra el lugar. Varias personas me acompañan a sus casas para enseñarme las grietas que el terremoto ha dejado en las paredes. </p> <p>Ellos, como la mayoría de los haitianos que se han quedado en Puerto Príncipe, están demasiado asustados para dormir en sus casas. Me muestran el colapso de casas que mató a sus vecinos y los edificios dañados que temen que caerá sobre ellos. Hay 105 familias que viven aquí. </p> <p>Afortunadamente hay un buen funcionamiento para que podamos proporcionarles los medios y enseñarles cómo tratar el agua para la comunidad para que sea potable. También podemos darles lonas de plástico para protegerlos de la lluvia. Es un alivio que el terremoto no haya ocurrido durante la temporada de huracanes.</p> <p>Si bien nos centramos principalmente en agua, saneamiento e higiene, otros colegas de Oxfam están investigando otras áreas, que incluyen seguridad alimentaria y seguridad personal. </p> <p>Si bien en algunos campamentos se respira relativa calma, en otros, hay informes que apuntan a problemas domésticos y violaciones a mujeres. No sabía que existe la creencia de que mujeres de edad avanzada chupan la sangre de los bebés. Un pare de mujeres mayores han sido llevadas a zonas apartadas y han sido golpeadas hasta la muerte. </p> <p>Cuando regreso a la oficina veo que los materiales que pedimos han llegado desde Reino Unido. Algunos de estos cubos de Oxfam se utilizarán mañana para limpiar las letrinas que hemos construido, mientras que otros se distribuirán como parte de kits de higiene, junto con el jabón, tabletas de purificación de agua y compresas para las mujeres. </p> <p>Me encanta escuchar historias sobre situaciones milagrosas. Ayer, una adolescente fue sacada de los escombros con vida más de dos semanas después del terremoto. ¡Increíble! Ella había hecho lo que Rick, nuestro asesor, me aconsejó que hiciese ante un terremoto. Ir al baño. Si te quedas atascado, al menos, tienes acceso al agua. </p> <p>No hay electricidad, así que estoy escribiendo bajo luz de la luna y los sonidos de la noche me hacen compañía.</p> <h3>Actúa ahora</h3> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/haiti-deuda" rel="nofollow">Envía un correo electrónico al FMI y exígele que condone la deuda externa de Haití </a></strong></p> <p><strong><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/haz-un-donativo-para-haiti" rel="nofollow">Haz un donativo en tu Oxfam más cercano</a></strong></p> <h3>Más información</h3> <p><a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/terremoto-en-haiti" rel="nofollow"><strong>Sobre la respuesta de emergencia de Oxfam Internacional</strong></a></p> <p><a href="http://twitter.com/oxfam_es" target="_blank" rel="nofollow"><strong>Síguenos en Twitter</strong></a></p> <p><strong><a href="http://maps.google.com/maps/ms?hl=es&amp;ie=UTF8&amp;oe=UTF8&amp;msa=0&amp;msid=112885470736401132823.00047e86ba2d9fd2317d6&amp;t=h&amp;z=13&amp;source=embed" rel="nofollow">Mapa del trabajo de Oxfam en Haití</a></strong></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Diario de Helen Hawkings desde Haití: tapando grietas</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/10-02-03-haiti-were-all-filling-cracks" title="Haiti: We&#039;re all filling the cracks" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/10-02-03-helen-hawkings-journal-haiti-partie-3" title="Helen Hawkings: journal d&#039;Haïti, 3e partie" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Thu, 04 Feb 2010 11:56:35 +0000 Helen Hawkings 9005 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/fr/node/9005#comments Helen Hawkings: Diario desde Haití, segunda parte http://l.blogs.oxfam/fr/node/8991 <div class="field field-name-body"><p><strong>Sábado 16 de enero </strong></p> <p>Hoy volvimos al campo de golf. Antes era un sitio reservado a los ricos de Puerto Príncipe, pero ahora es el hogar de 10.000 a 15.000 personas durante el día y 50.000 en la noche. Nuestra misión del día es distribuir agua. </p> <p>Las personas que viven en los campamentos se han organizado en comités para administrar el emplazamiento. Pero hay demasiados comités y no logran ponerse de acuerdo sobre la manera de hacer las cosas. Cuando habíamos empezado la distribución de agua, todavía no se sabía cual de los comités sería el responsable de la distribución de agua. El ambiente se calentó bastante. </p><p>Cada día, muchas personas me piden si puedo dar algo, me preguntan lo que estoy haciendo aquí, por qué trabajo en este campamento solamente, mientras muchos, que todavía están en sus comunidades, cerca de sus casas, necesitan ayuda. Explico que no soy Dios y que ahora tenemos que empezar a distribuir agua aquí mismo. Una ayuda externa colosal se está organizando en el país y, por eso, primero hay que concentrarse en las zonas muy pobladas para ayudar al máximo de gente en muy poco tiempo y por supuesto, no olvidamos a los que se han quedado aislados. Estamos haciendo todo lo posible. </p> <p>Esta tarde, un equipo de Oxfam ha llegado de Cabo Haitiano. Hemos trabajado con ellos en la preparación de una respuesta inmediata en caso de catástrofe. Qué manera más agradable de concluir el día. </p> <p>Como me gustaría creer que los estrépitos que se escucharon al lado de nuestra casa no eran nada más que fuegos artificiales, pero no soy ingenua. El pillaje está a la orden del día. Esta tarde nos encontramos con dos cuerpos sin vida en la carretera, dejados allí sin más. Según la información que recibimos, fueron asesinados por gente del barrio porque estaban robando y saqueando. Se propuso un toque de queda a las 22 horas. <strong> Domingo 17 de enero </strong></p> <p>Puedo asegurar que aquí nada resulta como estaba previsto. Después de todas las complicaciones que tuvimos ayer, esperábamos tener un día sin problemas. Hoy es un día importante para nosotros. El plan es llenar de agua los contenedores que instalamos ayer y los otros tres que ha instalado el equipo hoy mismo, para distribuir 100.000 litros de agua potable a la población necesitada. </p> <p>Llegué al campo de golf al mediodía. El camión con 50.000 litros de agua llenaba los contenedores que habíamos construido para su distribución. Después de pequeños arreglos de último minuto, estábamos listos para empezar. Primero llegó un niño un poco abrumado, con un pequeño bidón blanco que no tardó en llenar de agua. Después, todas las personas que estaban esperando pacientemente en la cola recibieron agua potable. Qué sensación tan agradable ver el resultado de nuestro trabajo. Yo había pedido otros 10 camiones para distribuir agua en todos los sitios donde habíamos intervenido. Nuestro equipo nacional WASH (Water, Sanitation and Hygiene - Agua, Saneamiento e Higiene) había organizado comités para gestionar la distribución en los puntos estratégicos. Hemos esperado y esperado pero ha llegado ningún camión con agua. El agua no lo único que escasea. También falta gasolina. La compañía de agua ha podido venir y distribuir el agua, aunque había de sobra, porque faltaba carburante para los camiones. He tenido que comunicar la información a los comités y personas que esperaban el agua potable. La reacción no ha sido mala, teniendo en cuenta la situación. </p> <p>Nuestro equipo contaba con 4 personas cuando llegamos el martes. Hoy somos 21. El personal de Oxfam ha llegado hoy de la Republica Dominicana, Reino Unido y México. Juntos lograremos muchas cosas increíbles. Mientras tanto, tenemos que arreglárnoslas con un wc sin cadena. Nos falta una instalación para cocinar y sólo tenemos una reserva limitada de agua. Entretenerse en casa es un desafío.</p> <p>Mañana será otro día, ojalá sin problemas y con los 100.000 litros de agua limpia y potable!</p></div><div class="field field-name-title"><h2>Helen Hawkings: Diario desde Haití, segunda parte</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_en first"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/10-01-20-helen-hawkings-diary-haiti-part-2" title="Helen Hawkings: Diary from Haiti, part 2" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> <li class="translation_fr last"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/10-01-20-helen-hawkings-journal-haiti-partie-2" title="Helen Hawkings: journal d&#039;Haïti, 2e partie" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> </ul> Thu, 21 Jan 2010 11:53:04 +0000 Helen Hawkings 8991 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/fr/node/8991#comments Las secuelas de la guerra parecen eternas en Gaza http://l.blogs.oxfam/fr/node/8733 <div class="field field-name-body"><p>Me encuentro junto a un pozo de agua dulce en El Atattara. Hay un gran agujero en uno de sus muros lo suficientemente grande como para poder colarse a través de él. Otro agujero, algo más pequeño, en la parte interior de una de las paredes, muestra la trayectoria de un misil hacia la estación de bombeo del pozo. Los destrozos provocados se empezaron a limpiar ayer por la mañana, los restos del panel de control eléctrico han sido reemplazados por los técnicos del organismo público que gestiona la distribución de agua en Gaza. </p> <p>Fuera, el enorme generador naranja espera destrozado a que alguien lo repare. Los agujeros provocados por la metralla en el tanque de gasolina han sido soldados hace poco. Algo más arriba, los cables de la torre de electricidad fueron arrancados por los misiles que un helicóptero disparó al pozo de agua. </p> <p>Al otro lado de una calle cubierta de barro, algunas de las 10.000 personas a las que abastecía este pozo viven ahora en 86 blancas y húmedas tiendas de campaña. Anoche, su descanso fue interrumpido por el sonido de los helicópteros. La explosión de los misiles los sacudió en mitad de la noche. Imagino lo que habrán sentido tras haber perdido hace muy poco sus hogares debido a unas explosiones similares a estas. </p> <p>Tres semanas después del alto el fuego de Israel y de Hamas el diario <strong><a href="http://www.haaretz.com/" rel="nofollow">Ha’aretz</a>  </strong>ha publicado: “el lunes (9 de febrero de 2009), la Fuerza Aérea de Israel bombardeó dos posiciones de Hamas en Gaza en respuesta a los ataques con cohetes perpetrados por estos milicianos el día anterior, según informan fuentes militares”. </p> <p>Otros nueves pozos de agua dulce fueron destruidos durante las semanas del conflicto. El portavoz del organismo público encargado de la gestión del agua me ha dicho que 300.000 personas en el norte de la Franja continúan aún sin poder acceder al agua potable. Así pues, hay que llevarla en tanques. Algunos envíos los gestionan ONG, como<strong> <a href="http://www.oxfam.org/es/emergencies/gaza" rel="nofollow">Oxfam Internacional</a>,</strong> y otros los realizan transportistas que aumentan muchísimo el precio de los bidones.  </p> <p>He viajado a esta zona para ver los últimos daños resultantes de los enfrentamientos. Me encuentro en la localidad de Sheik Adjin para encontrarme con Mohammed Haidil, uno de los granjeros de la zona. Me muestra un agujero en una alberca de tratamiento de agua. El boquete ha dejado un reguero de aguas residuales y arena. Mohammed ha intentado en vano limpiar el terreno aledaño a sus olivos. “Ya han muerto”, dice. Las aguas residuales han quemado las raíces de los árboles.  “Todos esto ha muerto”, dice señalando los campos que se encuentran a nuestro alrededor. Las ramas rotas de los árboles se han clavado en la arena formando una especie de bosque desnudo. Lo que hasta hace muy poco era un valle, es ahora una extensión de seca y sin vida.. </p> <p>Mohammed me muestra una pequeña casita de ladrillo. El pozo de agua para regar está repleto de aguas residuales. Así que, permanecerá inservible durante al menos un año. Además, la bomba con la que se extraía el agua esta rota. Todo se arruinó cuando las aguas residuales inundaron la tierra de este granjero.</p> <p>Mohammed no sabe como va a recuperar su tierra. Tiene que limpiarla de arena y aguas residuales. Los olivos y los almendros deben ser reemplazados. 13.0000 granjeros de Gaza se ven obligados a empezar de nuevo, a rehabilitar sus tierras destruidas y a reconstruir sus invernaderos y sus pozos. </p> <p>En Palestina, la tierra de cultivos se mide en <strong><a href="http://www.mideastweb.org/Middle-East-Encyclopedia/dunum.htm" rel="nofollow">dunums</a></strong> y su rehabilitación en miles de dólares. Concretamente, 1.500 dólares por cada dunum. Tres veces más que por los invernaderos. Un dunum no es demasiado grande, un acre equivale a cuatro dunums. Mohammed es propietario de seis dunums destrozados por aguas residuales. No es demasiado; pero es lo todo lo que ha podido ganar en su vida, Todo lo que tiene para alimentar a sus hijos. Ahora, ¿Qué va a hacer? No lo sabe. Yo tampoco.</p> <p>Reparar los daños que han sufrido los servicios de agua y saneamiento en Gaza durante el conflicto tiene un coste de seis millones de dólares. Los médicos con los que he hablado esta semana me han dicho que el número de infecciones estomacales y respiratorias están creciendo cada semana. Los habitantes de Gaza están exhaustos tras 20 meses de bloqueo y tres semanas de intenso conflicto. Más cohetes y misiles no van a ayudarles demasiado. El secuestro del soldado Gilad Shalit, los prisioneros políticos palestinos y los detenidos sin juicio no van a ayudarles. Tampoco las continúas restricciones de la entrada de ayuda humanitaria y combustible.  </p> <p>Una nueva política en la región debe contemplar el levantamiento del bloqueo de la Franja, la liberación de prisioneros y el cese de los disparos de cohetes palestinos a suelo israelí. Pero la gente ha perdido la esperaza y nadie en Gaza me pregunta cuando puede suceder todo esto.</p> <p> </p> <p><em>Una de las casas destruídas por excavadoras, Beit Lahia, Gaza. Autor: Kenny Rae/Oxfam</em></p></div><div class="field field-name-title"><h2>Las secuelas de la guerra parecen eternas en Gaza</h2></div><ul class="links inline"><li class="translation_fr first"><a href="http://l.blogs.oxfam/fr/blog/09-02-17-gaza-la-guerre-s%E2%80%99eternise" title="A Gaza, la guerre s’éternise" class="translation-link" xml:lang="fr">Français</a></li> <li class="translation_en last"><a href="http://l.blogs.oxfam/en/blog/09-02-17-gaza-war-drags-on" title="In Gaza the war drags on" class="translation-link" xml:lang="en">English</a></li> </ul> Tue, 17 Feb 2009 12:35:15 +0000 Michael Bailey 8733 at http://l.blogs.oxfam http://l.blogs.oxfam/fr/node/8733#comments